santa hildegarda y la palabra encarnada

Scivias II,I

 

La imagen que nos acompaña pertenece al libro de Santa Hildegarda,  Scivias (Conoce los caminos), donde relata varias visiones. Ésta  se titulada “La Palabra encarnada” y durante la misma, la mística benedictina escucha una voz que le dice

En ti siembro mi Luz

Y el evangelio de hoy es la parábola del sembrador (Lc 8, 4-15), en la que todos somos llamados a hacer fructificar la palabra, la luz sembrada por Cristo en la tierra buena de nuestro corazón.

Siguiendo con la ilustración, en ella podemos ver, un doble movimiento. El primero es ascendente y se inicia en la parte de abajo,  donde una figura  luminosa envuelta en llamas,“transforma una pequeña masa cenagosa que yacía en el fondo del aire; la calentó hasta transformarla en carne y sangre y, al soplar sobre ella, se irguió un ser humano vivo”.En un lenguaje que nos resulta un tanto extraño, pero muy plástico, narra la creación del primer Adán, el hombre de colores de tierra y pelo canoso, del centro de la pintura. Adán después caerá, sumergido en las tinieblas y representado en la pequeña y pálida silueta de la parte superior derecha.

El segundo movimiento comienza en este Adán caído y en una dinámica descendente, es restaurado por Cristo “el lucidísimo fuego inabarcable, inextinguible, viviente todo y todo vida”. Pero como dice San Pablo en la primera carta a los Corintios (1 Cor 15, 35-37. 42-49), en la eucaristía de hoy, la vida no es lo más importante, hay más

el espíritu no fue lo primero; primero vino la vida y después el espíritu. El primer hombre, hecho de tierra, era terreno; el segundo hombre es el del cielo,

Así que del Adán terreno -figura central-, del ser vivo, surge, por el contacto con el Hombre luminoso que es el Hijo de Dios, el ser humano celestial, que ya no se puede de separar de Él.

Todo enmarcado en la Creación representada por los seis medallones del centro. Dios creó el mundo en seis días, eso significan cada círculo pequeño, círculos que podemos contemplar en las iglesias cistercienses con idéntica simbología teológica medieval.

Hildegarda conoce las fuerzas  que brotan del hecho de que Cristo haya salvado a la persona. Se trata de fuerzas que hacen fructificar sus pequeños esfuerzos diarios, sus pequeñas victorias y su discreta, pero pertinaz valentía, y que por último propician  que retorne a Dios, el cosmos maravillosamente renovado por Cristo.

?????????????

 

 

Y de hacer fructificar sabe mucho la hermana Evarista que durante todo este verano ha cultivado nuestra pequeña huerta ecológica con dedicación y cariño.

Seguro que a Hildegarda le hubiera encantado probar estos calabacines llenos de luz ¡¡¡

Guardar

practicando la hospitalidad

africanas franciscanas

 

Estos días han estado en nuestra casa un grupo de hermanas Franciscanas de Benin, Mozambique y Madrid. Participaron en la eucaristía del Apóstol Santiago del día 25 de Julio, con sus cantos y danzas, durante el ofertorio, explicándonos que se trataba de una peregrinación hacia el altar.

De  peregrinos y hermanos en la fe nos habla San Benito en el capítulo 53 de la Regla, sobre « cómo se ha de acoger a los forasteros ». Y justamente ayer, celebramos en los monasterios cistercienses a Marta, María y Lázaro que vivían en Betania (casa del pobre), hospederos y amigos de Jesús, expertos en la práctica de la acogida.

Cuando Jesús iba a Betania buscaba en esta casa o comunidad : descanso, acogida, paz, sosiego y encuentro familiar. Del mismo modo, en nuestro monasterio se acoge al huésped y a todas las personas que vienen buscando lo mismo que Él : silencio, encuentro con Dios y consigo mismo.

Y es toda la comunidad la que acoge: la cocinera, la lavandera; quién limpia, quién sirve, quién da la bienvenida; la que escucha, la que ofrece su vida, la que ora…, todas, en la hermana hospedera. Este  “buen recibimiento” se realiza fuera y dentro del espacio físico de la hospedería y portería del monasterio. Hay mucha acogida: la que se ve y la otra, que no se ve. También recibimos lo que se ve y lo que no se ve: como Marta, María y Lázaro con Jesús. En esta  realidad de acoger y recibir está Dios ayudándonos, interior y exteriormente. Misterio de la acción del Espíritu Santo.

Practicar  la hospitalidad es para nosotras la “acción de acoger con todo nuestro ser” a Jesús, a los pobres, a los desvalidos, a las hermanas, a los extraños, a los acontecimientos…. Venerar lo que nos llega a través de ellos, nos lleva a Dios. El intercambio que se da es un enriquecimiento recíproco, y es bueno caer en la cuenta de que el recibimiento de las personas es mutuo: recibir-dar y dar-recibir, acoger-confiar. Es una relación interpersonal atrayente, que nos ayuda a gozar un gran proyecto que siempre estamos realizando en la vida de comunidad.

La hospitalidad es fruto de una interrelación entre las personas, situaciones, redescubrimiento del otro y del Otro, exterior a nosotras e interior. No todo se entiende o lo realizamos nosotras, acontece «algo» que no depende de una misma.

Así que ya sabes, a practicar hoy la danza de la acogida.

pepe rodier, una persona deslumbrada por dios

pepe rodier

 

Esta semana hemos tenido entre nosotras a Pepe Rodier, religioso –Hijo  de la Caridad– y sacerdote, que vive en Getafe (Madrid), en la parroquia de San Rafael. Pero en realidad, Pepe vive sumergido en el Evangelio que comparte con las personas humildes de su barrio. En la calle está su evangelio, donde encuentra “perlas preciosas”, gente sencilla y creyente que, sin pretenderlo, comparten la alegría y la esperanza de seguir a Jesús.

Durante esto días, hemos escuchado de sus labios, con un delicado acento francés – Pepe nació en París-, el gusto por Dios, el vivir agradecidas, la pasión por el pueblo, las imágenes motrices (experiencias, y no ideas) de nuestra vida,… y con oídos atentos, sus palabras llenas de sabiduría y nacidas desde dentro, han calado en nuestros corazones.

Pepe es un hombre de Dios, que le encanta la música y caminar bajo las estrellas, tiene alma de poeta, se declara en comunión con el Papa Francisco y es un apasionado de Madeleine Debrêl y Olivier Clement, a quienes tuvo la gracia de conocer en vida, en su París natal. De ella podemos saborear las siguientes líneas de gran actualidad

Muchos contemporáneos nuestros tienen poco espacio y poco tiempo libre. Tener poco espacio es una de las condiciones más tremendas de la pobreza en las zonas industriales. Ser pobre en muchas zonas consiste en trabajar en una tarea que no respeta el tiempo que una vida humana necesita para sí misma. Nuestro tiempo tiene sus propios “respiraderos”: a nosotros nos corresponde descubrirlos y utilizarlos.

Cuando las “zonas industriales” de nuestro interior nos invaden y se apoderan de nosotros la eficacia y la agitación, nos conviene descubrir esos respiraderos de oración, para sanear nuestro corazón y volver a sumergirnos en la cotidianidad. Pepe Rodier ha sido esa bocanada de aire fresco, un hombre sin edad, que transmite la bondad de Dios a través de su sonrisa de niño y su mirada de asombro. ¡¡Gracias, Pepe !!

 

sermones de adviento de san bernardo

jabones navidad

 

 

Luna llena. Estos días la luna llena nos introduce en el tiempo de Adviento, acompañada de las lecturas con tono apocalíptico, que la liturgia refiere como preámbulo a estas cuatro semanas de preparación para el advenimiento del  Señor: habrá signos  en el sol y la luna y las estrellas (Lc 21, 25-28) El mismo evangelio de Lucas durante esta semana sonaba tremendamente actual , al profetizar calamidades en el universo, que más que una profecía es un cumplimiento, por la angustia que se  está viviendo ante los últimos acontecimientos.

Pero este género literario apocalíptico, que vaticina el fin del mundo, no es utilizado en el NT con un objetivo temerario, sino todo lo contrario- aunque hoy en día nos cueste conectar con su modo de expresión-, lo que quiere despertar es la esperanza y la liberación.

Una esperanza y una liberación que no tenemos que buscarla en la realidad exterior, sino en nuestro interior, porque como dice San Bernardo,

El adviento no es una llegada de quien ya está presente; es la aparición de quien permanece oculto

En su IIIº Sermón de Adviento, el abad de Claraval nos insta a mirar hacia el corazón. Sí el Señor viene, pero no desde fuera, hay que descubrirlo cada cual en su interior y a ello nos ayuda el contacto asiduo con las Escrituras, según nos lo relata en el Vº Sermón del mismo tiempo,

Guarda así la Palabra de Dios (…) Métela en las entrañas de tu alma; que la asimilen tus afectos y tus costumbres (…) Si guardas así la Palabra de Dios, ella te guardará a ti sin duda alguna.

Algo muy parecido anotaba en su diario la mística judía Etty Hillesum, refiriéndose a las sabias palabras de su maestro, que para ella eran como palabra de Dios,

…si uno viviese realmente dejando que estas pocas palabras penetraran en su carne y en su sangre, se convertiría en un ser humano diferente.

¡Ah¡ ya están listos nuestros jabones de glicerina para Navidad, recién salidos del horno, ñam, ñam, …

 

pero… ¿qué es un monasterio?

cesta y calabaza

 

 

Hagamos un recorrido litúrgico de los días pasados con toda su riqueza celebrativa y vital. El día 5 de este mes, Témporas de acción de gracias, pusimos ante el altar los frutos del campo. Sí, la calabaza es de nuestra huerta –y no de Mercadona-, y la caléndula y las castañas para hacer el jabón. Como en los primeros años del cristianismo, la sociedad era sobre todo rural, al final del verano, se ofrecía la cosecha con un doble motivo: agradecer el año ya pasado y pedir la bienaventuranza para el siguiente. Todo ello “regado” con la lluvia de la reconciliación.

chicos y calabaza

Tuvimos la suerte de contar esa mañana con un grupo de 1º de bachillerato del colegio Santiago Apóstol de los jesuitas de Vigo, que participó de esta realidad a tres bandas –bendición, petición y reconciliación-, compartiendo un espacio de silencio, lectura reposada de la Palabra y un diálogo que comenzó con la preguntita: pero… ¿qué es un monasterio? . ¡Ah¡, y antes de todo, ¡móviles al suelo¡, para poder conectar con la “quies” monástica (paz, tranquilidad, silencio).

Un día antes, fue San Francisco de Asís, este santo tan encantador y “chisposo” que tiene un mensaje para la Iglesia de hoy:

¿Has pensado ya lo que es evangelizar a la gente? Mira, evangelizar a una persona es decirle “Tú también eres amado de Dios en el Señor Jesús”. Y no solo decírselo, sino pensarlo realmente. Y no solo pensarlo, sino portarse con ella de tal manera que sienta y descubra que hay en ella algo de salvado, algo más grande y más noble de lo que ella pensaba, y que se despierte así a una nueva conciencia”

 

Mª Ángeles pintando

 

Y un día después, el 6 de Octubre, nos unimos a todos los Cartujos para conmemorar a San Bruno, su fundador, que allá por el siglo XII se hizo amigo de nuestros fundadores cistercienses –Roberto, Alberico y Esteban-, en el monasterio de  Molesmes, antes de que estos fundasen Císter y él la Cartuja. Recordando la más que silenciosa película sobre estos solitarios, El Gran Silencio, escuchamos la sabiduría del Abad Guigo II , de La Gran Cartuja de Grenoble, que conjugando el evangelio del día de las Témporas y el de hoy (Lc 11, 9), reza así

El Señor mismo dice: “buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá”. Buscad leyendo y encontraréis meditando, llamad orando y se os abrirá contemplando

Repite varias veces esta frase en tu interior, déjala reposar y… descubrirás lo que es un monasterio del  corazón.

San Jerónimo y los sentidos insospechados de la Escritura

Lourdes trabajo

 

El gran exegeta y fogoso San Jerónimo le escribe en una carta al obispo San Paulino de Nola

Las Sagradas Escrituras siempre se presentan de tal manera que cualquiera que se acerque puede encontrar en ellas instrucción y en una sola frase el sabio y el ignorante descubren sentidos insospechados

Uno de esos “sentidos insospechados” es que la Palabra nos ayuda e inspira a la hora de realizar el trabajo interior de conocernos a nosotras mismas e ir descubriendo nuestra identidad auténtica, pues el contacto con nuestro mundo interior es previo e imprescindible para poder vislumbrar lo que es la contemplación, o espiritualidad, o interioridad, o resiliencia, o felicidad, o vida con sentido… Podemos seguir añadiendo expresiones lo más genuinamente humanas que queramos, expresiones que no aparecen literalmente en las Escrituras, pero que son puro evangelio.

¿Qué quiso decir Jesús con “amad a vuestros enemigos” (Lc 6,27)? Enemigos, no son las personas que nos caen mal, ni los enemigos de fuera, sino los de dentro. Emociones tan desagradables como el miedo, el odio o la tristeza, que dejándonoslas sentir y aprendiendo a manejarlas, se convierten en amigas, y así las podremos amar. ¿Y qué quiso decir más adelante con “orad por los que os injurian”? Seguimos en el mismo ámbito. No son las críticas externas, sino nuestros juicios interiores los que nos injurian, y que podemos ir transformando por un discurso orante y verdadero. Desde nuestra infancia hemos escuchado voces de infravaloración y desprecio, que ahora, de adultas nos las repetimos interiormente de forma automática: “pero qué tonta, qué lenta, qué inútil…etc” y lo tenemos más metido de lo que nos parece. Hay que practicar esa oración tan especial que consiste en sentirnos orgullosas de nosotras mismas repitiéndonos desde dentro: “soy valiosa, soy confianza, soy luz, quiero ser feliz, quiero vivir en paz,….” Y no es una ‘comedura de tarro’, sino una auténtica oración que da resultado.

 Entrar en esa oración es ya vivir el Reino de los cielos como dice San Jerónimo a su amigo

Ahora dime, hermano querido: vivir en medio de estos libros sagrados, meditarlos continuamente, no conocer ni buscar nada fuera de ellos, ¿no es ya habitar desde aquí abajo en el Reino de los cielos?

 

Natividad de la Virgen María, reina de la Paz

 

Carmen-Ayland

Anoche, uniéndonos a la convocatoria del Papa Francisco para orar por la paz en Siria, en Oriente y en todo el mundo, celebramos unas Vísperas especiales. Hubo silencio, sobre todo, mientras escuchábamos el testimonio del padre de Aylan Kurdi, el canto de las bienaventuranzas del 33 Musical y la poesía-oración dedicada a Aylan, Galip y tantos niños sin nombre. Nos acompañaron nuestras hermanas Franciscanas misioneras que están de nuevo de retiro espiritual en nuestra casa. De entre ellas, Linda de Ángola nos compartió cómo ella con solo nueve años, vivió la guerra en su país y siendo tan pequeña todos los días tenía la esperanza de que aquello terminaría. También la hermana Ana de Venezuela, nos habló de la necesidad que hay en su tierra y de que, a diario, mueren más personas que en la guerra.

En el evangelio del día, Jesús nos hacía una pregunta: ¿Qué está permitido en sábado, hacer el bien o el mal, salvar una vida o condenarla? (Lc 6,9) Parece que en Europa, vivimos en un permanente sábado, que no nos permite salvar la vida de tantos inmigrantes y refugiados que huyen de la guerra, de la pobreza y la injusticia.

Podría llamarse Carlos y ser mi sobrino. Aylan Kurdi, ese es su nombre, el niño sirio que se ha convertido en  el símbolo del drama de los refugiados. En el símbolo de otros muchos niños sin nombre…

Sobrevivió a las bombas y a la guerra, pero no al mar, ni a las barreras geográficas y legales, que separan un Medio Oriente en llamas, de Europa.

En esta oración por la Paz, ponemos voz al testimonio de su padre Abdulláh, quien pagó dos veces a las mafias para poder llevar a su familia a Grecia y huir de la guerra en Siria.

Tras comprobar que sus esfuerzos habían sido en vano, los Kurdi se subieron por su cuenta en una embarcación junto a otros inmigrantes y se echaron a la mar.  “Después de alejarnos unos 500 metros de la costa -dice Abdulláh-, empezó a entrar agua en el bote y se nos mojaron los pies. A medida que aumentaba el agua, cundía el pánico. Algunos se pusieron de pie y la embarcación de goma volcó. Yo sostenía a mi mujer de la mano. Mis hijos se resbalaron de entre mis manos. Todo el mundo gritaba en la oscuridad. Yo no lograba que mi esposa y mis hijos oyeran mi voz. Intenté nadar hasta la costa siguiendo las luces, pero no pude encontrar a mi mujer y a mis hijos. Una vez en tierra fui al hospital y ahí me enteré de la mala noticia”…

Aylan de 3 años, su hermano Galip, de cinco, y su madre, Rehan, de 35 habían muerto ahogados.

“Mis chicos eran los niños más hermosos del mundo, maravillosos. Me despiertan todas las mañanas para jugar. Ahora ya no están. Si se me dan ahora el mundo entero, ¿de qué me sirve? Ya no tengo ni mujer ni hijos”.

altar ayland

Para vosotros AYLAN, GALIP, y tantos niños sin nombre…

El viento rompe el silencio

de tus lágrimas,

ahogadas por las olas.

 

Ya no hay bombas que te asusten

ya no hay miedo en tu mirada,

solo olas que acarician tu cabecita mojada.

 

Dormido en cuna de arena,

el viento canta una nana

mientras tu sueñas que, vuelas y vuelas.

Navega libre mi niño,

por la ruta silenciosa de las estrellas,

que  entre luces te llevaran,

hacia el delicioso sueño

en el Señor de la Vida.

 

 

 

San Gregorio Magno, ya huele a otoño

Bebé castaña

 

 

La semana pasada se celebró en Salamanca, la XXXV Semana de Estudios Monásticos, con el tema “Grandes Figuras del Monacato”. En una atmósfera monástica, se compartieron liturgia, mesas redondas, una excursión a Alba de Tormes y conferencias.  Entre otras, la hermana Paula realizó una ponencia sobre la sabiduría de Santa Hildegarda, monja visionaria del s. XII. También desfilaron personajes tan emblemáticos como Guillermo de Saint-Thierry, Dom Columba Marmion, Sta Gertrudis y Sta Matilde de Hefta, San Basilio, Sta Teresa y San Gregorio Magno.

Hoy la Iglesia recuerda en la Liturgia a este Papa-monje que tanto influyó a través de su vida y sus escritos en la construcción de los pilares medievales. Vivió en una época muy convulsa –pestes, hambre, invasiones-, muy parecido al estado de inseguridad y decadencia de nuestros días. Siendo muy consciente de la situación exterior, no como huida, sino como encuentro con la verdad, nos muestra un modelo de vida interior

 habitare secum

(habitar consigo mismo)

Esto lo dice refiriéndose a San Benito, pero también nos lo podemos aplicar como antídoto ante la dispersión y el activismo. Conocerse a sí mismo para transcenderse, practicando el  amor a las Escrituras.

San Gregorio Magno (540-604) encarna esa barca que flota en un mundo que se hunde. En el evangelio de hoy, Jesús nos anima a ir con Él, en la barca de Pedro, mar adentro, hacia la inmensidad de nuestro corazón (Lc 5,4).

Ya huele a otoño, aparecen tímidamente las primeras setas, la hierba está húmeda y los castaños deseando abrir sus “erizos” para tirarse al suelo y poder hacer jabón de castaña.

La manzana transfigurada

manzanas

 

Hoy celebramos la Fiesta de la Transfiguración del Señor. No se trata de un espectáculo de luz y sonido, como dice Fray Marcos, sino de una experiencia muy honda, en la que nuestro interior se metamorfosea. El original griego del evangelio dice metamorfosis para nombrar la transfiguración. Sí, como la crisálida se convierte en mariposa, nuestro corazón va cambiando, pero no lo hace de repente, sino paulatinamente, hasta alcanzar lo Uno.

“Subió con ellos solos a una montaña alta, y se transfiguró delante de ellos”(Mc 9,2)

El maestro Eckhart, dominico y místico del s. XIII, comenta así este pasaje

El alma debe ser transfigurada e impresa en la imagen, y retornar a la imagen que es el Hijo de Dios (…) El fuego y el madero son uno, sin embargo, están lejos de la unidad. Sabor y color se hallan unidos en una manzana y están lejos de la unidad. La boca percibe el gusto y a ello el ojo no puede contribuir; el ojo percibe el color, de lo que la boca no sabe nada. El ojo quiere luz, pero el gusto permanece en la oscuridad. El alma no sabe más que de lo uno, está por encima de la imagen

¡ A saborear las manzanas¡, que este año la cosecha promete.

 

La música: el lenguaje universal de Dios

musical 33

 

 Hoy os traemos la Buena Noticia hecha música por Toño Casado, sacerdote, autor de “33 EL MUSICAL”. La historia de Jesús cien veces contada, pero que sabe a nueva y actual. Un proyecto de evangelización para dar a conocer el mensaje de Jesús. Un impresionante torrente de música y Evangelio que fluye para todos: cristianos, ateos, jóvenes, ancianos. Un mensaje de alegría y esperanza. Un mensaje de valentía y salvación. Tanto la música como la letra cuentan con ciertos toques de humor e ironía, denuncia y anuncio. Un mensaje que con sus temas nos hacen ver la llamada de angustia e indignación de los pobres de la tierra que lloran y rasgan sus voces; la denuncia de la falsa religión o clericlalismo. Su programa de vida en “Nacer de nuevo” nos enseña que “la única religión, el único camino, su único mandato será el amor”. Y su madre nos recuerda…

QUE LA GENTE SE QUIERA QUE HAYA MÚSICA Y BESOS,

NACERÁN PRIMAVERAS DONDE MATA EL INVIERNO,

QUE HAYA RISAS Y NIÑOS QUE NO PIERDAN LOS SUEÑOS”,

ESO DECÍA MI HIJO, JESÚS EL NAZARENO…

 

Todo ello hace despertar una mezcla de emociones, sentimientos, pasión, amor y, nos invita a mirarnos, a vivirnos junto a Jesús.

 

 

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies