comienzo del noviciado de nevy

 

El 12 de Enero, día de San Elredo, día del Bautismo del Señor (como colofón de la Navidad) da el pistoletazo de salida mi noviciado. Pidiendo que mi vida sea una carrera de fondo, un peregrinar continuo a Dios, siendo Cristo, camino y meta.

Como lectura, escogí el pasaje del encuentro de Jesús y la samaritana (Jn 4, 5-15). Me identifico con esa mujer que se ve desbordada por el encuentro con Cristo y que le genera una sed de Él tal que la impulsa a emprender un nuevo camino en su vida.

A mi ese camino me trajo aquí, a Armenteira, donde hallé el pozo del que beber: el carisma cisterciense, la regla de san Benito y una comunidad; me sentí libre, viva, real y respiré, – ¡Esta es el agua, ésta es! – me dije.

Quiero gustar del “ora et labora”, donde la oración y trabajo se funden en un continuo en el que ya no se distinguen; en un ambiente de silencio, tan necesario, para que  dé lugar al encuentro y la escucha de lo que Dios quiera decir a esta samaritana. La “lectio” diaria y constante, siempre nueva, única y personal, es el momento íntimo en el que Jesús te habla a ti. Todo esto hace que mi vida esté siendo como ir navegando en barca, meciéndose con el zozobrar del océano, en silencio, escuchando el suave rumor del oleaje. Dejándote llevar por el viento del espíritu y teniendo como vela la Palabra.

Aprendiendo de la comunidad, cómo hacerlo, pues Cristo tampoco hizo el camino solo. La comunidad es la escuela de caridad (de la que habla San Benito) y las hermanas son maestras y compañeras de camino  en búsqueda.

Una vida tras los pasos de Cristo: pobre, humilde, mansa, orante, vigilante, desprendida, disponible, peregrina y siempre sedienta de Jesús ¡qué siempre tenga sed!

Ya ves, cargada de ilusiones, alegre y con las zapatillas puestas para empezar con buen paso esta nueva etapa.

Solo me sale terminar con un

¡Te bendigo Señor por salir a mi encuentro y te doy gracias por el don de la comunidad!

de reyes y … reinas “magas” y “majas”

 

No son tres, que son cuatro y no son reyes, que son reinas y no son Magos, que son bien “magas” y “majas”…

Con las sabias y profundas palabras del abad de Rieval, San Elredo (s XII), os deseamos una Epifanía llena de claridad

¿Qué otra cosa clama hoy la estrella del cielo, sino, levántate y brilla?

La estrella que nos conduce a Jesús es la Sagrada Escritura.

La Sagrada Escritura nos muestra el camino que está significado por la estrella, la cual apareció para los tres reyes. Sed, por tanto, reyes; sea vuestra alma reina.

FELIZ EPIFANÍA ¡¡¡¡

feliz natividad de cristo

 

Neste inverno galego, con choiva  por todas partes, apareceu unha raiola de sol que alumeou o Belén. (En este invierno gallego, con lluvia por todas partes, apareció un rayo de sol que iluminó el Belén)

E falando de auga, asi di o monxe cisterciense Elredo de Rieval (s. XII), no Nadal

(Y hablando de agua, así dice el monje cisterciense Elredo de Rieval (s. XII), en Navidad)

No deseaba, pues, el agua de esa cisterna terrena, sino el agua de aquella fuente que nació en Belén

En Belén nació aquella fuente y de ella corren las aguas por todo el mundo. Tal es, sin duda, el agua en donde se lavan los que tienen en sí alguna mancha, en donde beben los que tienen sed, en donde cocinan sus crudos alimentos los que tienen hambre.

BON NADAL ¡¡¡¡

hermanos hospitalarios de San Juan de Dios en Granada

 

Durante la primera semana de Adviento, tuvo lugar en el Hospital de Granada un curso sobre “Cuidados básicos a personas dependientes”, en el cual participó nuestra hermana Paula, junto con otros monjes y monjas de la Orden del Císter.

Las jornadas sobre cuidados básicos de enfermería, fueron organizadas por los Hermanos Hospitalarios de San Juan de Dios y en la foto podemos ver a los participantes junto a la figura de San Juan de Dios, portando un enfermo, a modo del Buen Pastor, que carga sobre sus hombros a la ovejita dañada.

Las tandas hospitalarias se repartieron entre clases prácticas y teóricas en las distintas unidades del centro: planta de cuidados paliativos, respiración automática y hospitalización de larga estancia.

Algo muy importante es aprender a cuidar cuando ya no se puede curar, es decir, cuando ya la medicina no es eficaz, entonces nos toca estar al lado del paciente de forma integral, cuidando su cuerpo, pero también su corazón: con una presencia de calidad por nuestra parte y un acompañamiento espiritual que brota de la fe.

Desde aquí les agradecemos  a la comunidad de hermanos de Granada su generosa acogida y a todo el personal del Hospital de San Rafael, su dedicación y su entrega alegre y gratuita.  Y nos preparamos para celebrar la Navidad con unas palabras de Thomas Merton

Es el silencio del Nazareth de Cristo, en donde se alaba a Dios sin pompa, entre las virutas de madera.

la comunidad de helfta y la ternura divina

 

 

 

Estamos en el siglo XIII, en la ciudad natal de Lutero, Eisleben, solo que él aún no ha nacido. Lo que sí nace en los aledaños de Eisleben, es Helfta (1229), una comunidad de monjas benedictinas con marcado carisma cisterciense, influenciadas a su vez por los dominicos de la época. Con semejante mezcla de sabiduría, dicha comunidad gozará de una mística femenina basada en la experiencia y en la humanidad de Cristo.

De entre estas monjas de Helfta, la Iglesia celebró ayer -16 de Noviembre- a Sta Gertrudis y pasado mañana, 19 de Noviembre, a Sta Matilde de Hackeborn . Pero en realidad, ellas dos solo son el reflejo de una comunidad buscadora que halló su fuente de inspiración en la Escritura, Liturgia, la Regla de San Benito y los autores cistercienses del siglo anterior.

Su espiritualidad, plasmada en varias obras, va al ritmo de la vida interior,

Siempre he sentido que estabas (Cristo) presente cada vez que volvía a mi interior (Sta Gertrudis).

Pero este “sentir”, no tiene nada que ver con sentimentalismos románticos, pues si muchas veces la presencia del Señor va acompañada de manifestaciones sensibles o afectivas, otras no se le ve. Entonces el Señor responde a esa invisibilidad

Por la demasiada visibilidad que estorba la visibilidad clara de los amigos, por ejemplo, como es costumbre en el abrazo o en el beso, que se privan del goce de la vista.

Influenciadas por la gran personalidad de Matilde de Magdeburgo –beguina que ingresará en Helfta en 1271-, la experiencia de la “supletio”, impregnará la teología de Helfta. Cristo,  en su inmensa misericordia, suple la fragilidad humana y nos une a Él con pureza de corazón. La acción de la Gracia, está siempre presente y practican un ascetismo positivo, encaminado a la unión íntima con Cristo. Nada de sufrimiento para alcanzar la salvación, ni asomo de un Dios justiciero, todo lo contrario, la ternura divina.

Ahora nos toca a la Iglesia de hoy, hombres y mujeres, rescatar esta cristología femenina tan liberadora y vital.

esta es la casa de Dios y la puerta del cielo (Gen 28,17)

 

Hoy estamos de fiesta, pues es la dedicación de nuestro altar, celebramos las “piedras vivas” que dan sentido a la vida comunitaria como rostro de Cristo. Un rostro femenino, acogedor y natural. Una semilla pequeña, pero llena de potencia germinativa. Un lugar donde adorar a Dios es Espíritu y Verdad (Jn 4, 23s)

Este mensaje se lo  da Jesús a la mujer samaritana: Créeme mujer, le dice, entregándole una misión de renovación dentro de la Iglesia, donde nuestra voz y dignidad sea tenida en cuenta. Nos queda mucho camino por recorrer, pero vamos dando pequeños pasos.

Compartimos nuestro gozo y misión con todos vosotros. Un abrazo grande, grande ¡¡¡

hildegarda de bingen y el verde refrescante

 

 

En el último dibujo que realizó Hildegarda de Bingen aparecen las figuras de la Sabiduría y la Caridad. Hace pocos días, el nueve del noveno mes de este año 2019 (juguemos con las cifras: 9-9- 2019), se celebró el noveno centenario de la Carta de Caridad, documento fontanal de la Orden del Císter. La conmemoración tuvo lugar en el Real Monasterio de las Huelgas (Burgos) y nuestra comunidad contribuyó al evento con un “cordial” jabón de glicerina.

Pero volvamos a Hildegarda, cuya memoria recuerda hoy la Iglesia litúrgicamente. Ella también jugaba con las cifras y descifraba  el mensaje que Dios nos envía a través de la Creación, de la Sagrada Escritura, de los sonidos y las imágenes.

Tres monasterios fueron importantes en su vida. El primero el cenobio benedictino  de Disibodenberg, de raíces celtas, pues fue fundado en el s VII por monjes irlandeses, donde ella entró de niña; el segundo, el que ella misma fundó a orillas del Rhin, Ruperstberg, algo atípico en la época, que una monja fundase su propia comunidad femenina  ; y el tercero, el monasterio de Eibingen, también fundado por ella y que visitaba dos veces a la semana cruzando el Rhin en barca.

Podemos citar también tres personas nucleares en su biografía. En primer lugar, Jutta, su maestra en Disibodenberg, que aunque pasa desapercibida, instruyó a la niña Hildegarda en el carisma benedictino y supo ver y potenciar en ella todas sus cualidades  intelectuales, artísticas y espirituales. La discípula con el tiempo se convierte en maestra e Hilegarda volcará toda su experiencia y afecto en  Richardis. La muerte prematura de esta su discípula predilecta, llevará a Hildegarda a pasar por un duelo sanador. Lo mismo que la pérdida de su primer secretario, Volmar, y tercera persona importante en su vida. Habían compartido cuarenta años de trabajo en común y confidencias. También tuvo que elaborar la pérdida de este monje y amigo.

Para terminar, aunque sus escritos fueron muy abundantes y variados, son tres los libros visionarios, basados estos tres en la estructura “visión-audición”, según la cual, la profetisa del Rhin, tenía una visión – que plasmaba en una imagen-, acompañada de una voz divina. Después,  va desgranando esa audición y enriqueciéndola con la Palabra de Dios y sus  propias reflexiones teológicas.. El primero de los libros se titula “Scivias”, y lo escribió en Disibodenberg y los otros dos – “El libro de los méritos de la vida” y “El libro de las obras divinas”-, los redactó en el monasterio fundado por ella y contribuyeron al florecimiento vital y litúrgico de la nueva comunidad de monjas.

En la actualidad, la fe y el dinamismo de Hildegarda, siguen vivos en cada una de nosotras y  nos  acompaña todos los días, entre potingues, con su amor a la Naturaleza y su deseo de  sanación, haciendo un refrescante jabón verde con forma de corazón…

 

san bernardo embebido en la palabra divina

 

Hace dos días tuvimos la suerte de poder escuchar en comunidad, a la religiosa del Sagrado Corazón, Dolores Aleixandre y gozar de su estima tierna y viva por las Escrituras. Y ello nos lleva a que hoy, en el día de San Bernardo, no se puede hablar de él, sin mencionar la Palabra de Dios, fuente de su inspiración.

Como el mismo Abad de Claraval dice, “hablamos con palabras, pero la Palabra no habla”. Esta sentencia suya nos invita a entrar en el secreto del silencio que es donde podemos oír la voz de Dios, sin palabras, sin sonidos.

En la práctica monacal de la lectio, lo que se trata, es de contactar con esa voz del Padre que se nos da a través de la Biblia. La lectio se ejercita todos los días, entre el naranja y el violeta del amanecer, cuando todavía es noche y va despuntando el sol que nace de lo alto, que es Cristo. La intimidad  entre la Escritura y la monja llega a su culmen en el silencio de la mañana, con el trino de los pájaros, el sonido de la lluvia y el canto madrugador del gallo; por la ventana entra el aire fresco de un nuevo día preñado de vida y bendición.

El contacto asiduo –y esto es lo importante, la asiduidad-, con la Palabra, nos guía, en y con Jesús, a ese lugar dentro de cada una de nosotras, donde resuena su Presencia.

Hay en la persona, en lo profundo de su corazón, alguna palabra sin voz, sin sílabas, sin forma alguna. (Guillermo de Saint- Thierry)

FELIZ DÍA DE SAN BERNARDO ¡¡¡¡

jornadas monásticas 2019: ora et labora et lege

 

 

La vida espiritual da mucha hambre, y sino que se lo pregunten a las participantes de las Jornadas Monásticas que han tenido lugar en nuestro monasterio, este primer fin de semana de Julio.

Las labores en el campo, tales como recoger y partir leña, limpiar el musgo del claustro, o sacar las malas hierbas del jardín, equilibraron el horario monástico, pero también abrieron el apetito. Y no solo el trabajo manual al aire libre, sino que la lectio divina, la oración y liturgia, así como las charlas impartidas por las hermanas, despertaron la sed interior o el anhelo de Dios, que todos llevamos dentro.

A esto hay que añadir, el buen tono del grupo, y la intensidad espiritual, que como dijo una participante: estos días han sido como un “concentrado monástico”.

 

 

Todo lo experimentado y aprendido en estas Jornadas irá dando su fruto durante la vida. Es algo que no se puede explicar con palabras, pues éstas se quedan cortas. Mejor lo expresan el silencio, que surge de la práctica de la lectio; o la danza, acompasada por las ramas de los árboles  y el canto “do paxariño de San Ero”; o el diseño,  que brotó de lo más hondo y personal  de cada una para compartir lo que significó “mi encuentro con Armenteira”.

 

 

 

La piedra del suelo de la parte derecha de la foto está muy limpia, pero si te fijas bien, aún falta  el rincón de la izquierda del claustro, que tiene un tono amarillento. ¿Quién se anima a terminar la tarea en las próximas Jornadas Monásticas? ¡Te esperamos¡

 

¡¡FELIZ CELEBRACIÓN DE SAN BENITO QUE ES ESTE JUEVES DÍA 11 DE JULIO ¡¡

pentecoste 2019: os dons do espírito santo

 

El Espíritu Santo “vuela bajo” y desde el suelo de nuestra capilla, sus dones alcanzan hasta el confín de la tierra.Siete llamas, siete dones compartidos en la Vigilia de Pentecostés:

1.-  Gracias Padre, pues por tu gran bondad nos ha dado la SABIDURÍA que procede de ti  y que está escondida en lo cotidiano de la vida, pero que vale más que el oro y la plata. OREMOS. Infúndenos Señor tu Espíritu.

2.-  Envíanos Señor la luz de la INTELIGENCIA,  no cómo la entiende el mundo, sino una inteligencia que se vuelve mirada compasiva y comprensiva hacia los demás y que nos abre el camino a la integridad. OREMOS. Infúndenos Señor tu Espíritu.

3.- Enciende en el vaso de barro de nuestro corazón, la llama del  CONSEJO, que ilumine nuestras acciones y decisiones y nos conceda la audacia y la profecía que hace nuevas todas las cosas. OREMOS. Infúndenos Señor tu Espíritu.

4.-  Que tu Espíritu se una a nuestro espíritu y lo colme de FORTALEZA para que nos ayude a caminar de baluarte en baluarte, acogiendo la vulnerabilidad como paso hacia la firmeza de la fe. OREMOS. Infúndenos Señor tu Espíritu.

5.-  Envuélvenos Creador del Universo con el soplo de la CIENCIA que nos libra de la ignorancia existencial y nos conforma con la imagen de Cristo impresa en nuestro interior y nos recuerda que nos has creado a imagen y semejanza tuya. OREMOS. Infúndenos Señor tu Espíritu.

6.- Como as pingas da choiva que enchoupan a terra, asi a PIEDADE enviada polo Espírito, molla o noso corazón, a modiño, enchéndoo de tenrura e fidelidade e facéndoo xerminar. OREMOS. Infúndenos Señor tu Espíritu.

7.-  Que o TEMOR DE DEUS,  nos faga acougar no seu colo de Nai, pois non é medo, senon misericordia e acollida; Ti non nos xulgas senon que  nos concedes espazo para ser e amar. OREMOS. Infúndenos Señor tu Espíritu.

¡¡Quédate con el don que más necesites en este momento de tu vida¡¡

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies