en el desierto,respirar el perfume de la vida

 

En el desierto, respirar el perfume de la vida, fue el  tema que el padre Carlos María Antunes, desarrolló durante la semana pasada, en la que pudimos disfrutar de su presencia y sabiduría. Este monje de Sobrado dos Monxes (La Coruña), es natural de Portugal y ha publicado varios libros en su idioma. En castellano está traducida su obra Solo el pobre se hace pan.

Nos fue hablando, desde su experiencia de desierto, del encuentro íntimo con Jesús en la soledad. Esa soledad que a veces nos aplasta y encapsula todo nuestro cuerpo desde los pies, pero que si desde la experiencia de la fe, somos capaces de atravesarla y permanecer en el dolor que nos produce, se convertirá en la puerta hacia una realidad secreta que nos espera, la misericordia de Dios.

Todas tenemos experiencia de no saber resolver y de perdernos en el absurdo y el abismal vacío de nuestro interior que, en ocasiones se nos presenta. Sin embargo, y alejado de todo pronóstico, esa fractura interna –o incluso a veces socavón-, que aparece de forma recurrente  ante nosotras, no es para caer en él, sino para darnos cuenta de que podemos volar. La dificultad que nos venga en la vida, por muy grande que sea, no es para hundirnos, sino para tomar consciencia de que tenemos alas y de que podemos acceder a la sabiduría, la fe y la madurez que nos presenta, si permanecemos en esa soledad y no huimos de ella. Esta actitud no tiene nada de dolorista, ni de masoquismo, sino que como Jesús, en noches de silencio y oración, en intimidad con el Padre, damos espacio a que acontezca dentro de nosotras, por muy desagradable que nos resulte. Orando el “hágase tu voluntad”, la soledad nos comunicará su potencialidad y riqueza. Y podremos experimentar a Dios como un perfume, que nos señala la invisibilidad de su Presencia. Un perfume que derrocha misericordia al pronunciar el nombre de Jesús, como dice el Cantar de los cantares

Tu nombre es aroma que se expande (Cant 1, 3)

unidad de los cristianos 2019

 

Ayer comenzó el Octavario por la Unidad de los Cristianos del 2019, ocho días de oración, en las distintas confesiones de la Iglesia, para animarnos y fortalecernos en el camino de la Unidad. La unidad sería el fin, que vamos creando paso a paso, a través de la unión. Y esta unión, debe empezar en el interior de cada una de nosotras, pues ¿cómo voy a vivir la comunión con mis hermanas y hermanos de otras confesiones, sino la vivo dentro de mí?

La vida comunitaria, si nos enseña algo,  es a aportar nuestros diferentes dones. Todas somos distintas, pero no para pelear, sino para construir el Reino. La diferencia es un trampolín para la complementariedad y para enriquecernos mutuamente, y no es para hacer la guerra. Hagamos la justicia y no el conflicto, y si surge éste, demos un paso más hacia la reconciliación. Si vivo reconciliada conmigo misma, puedo reconciliarme con todo el mundo.

El cartel anunciador de este año de la Semana de la Unidad son unas manos de colores, nosotras hemos hecho nuestro propio anuncio, con las palmas de las hermanas de la comunidad, en arco iris, un diseño que nos acompaña y une en cada momento de la Liturgia de las Horas.

visita “express” de los estudiantes cistercienses

 

Hace tres días, que el grupo de estudiantes de nuestra Orden, que está realizando su apretado programa de estudios en el monasterio de Sobrado dos Monxes (La Coruña), nos visitó durante algo más de dos horas.

Era su día de salida cultural, que incluía paseo por los hórreos de Combarro (Pontevedra), comida en Armenteira, visita a la catedral de Santiago de Compostela y Vísperas, con cena incluida, en el monasterio benedictino de San  Pelayo. Una jornada muy completa que entre Teología, Sagrada Escritura y demás asignaturas, el hecho de romper la rutina, les ayudó a fijar los conocimientos adquiridos.

 

 

Tuvimos que comer en el claustro, pues nuestro pequeño cenobio se vio un tanto sobrepasado por el número de comensales. Después de rezar Sexta, cada cual tuvo que coger su silla del oratorio y llevársela a la mesa, si quería comer sentado. Y luego devolverla al lugar de oración, claro. Nada más levantarnos del sencillo banquete, disfrutamos de una visita “express” del monasterio y de la iglesia de Armenteira.

Llenaron el claustro de juventud, agradecimiento y alegría y nosotras disfrutamos de un encuentro festivo, incluso con anterioridad, cuando preparamos todo el cotarro.

 

 

Ahora, queridos estudiantes, ¡a empollar!

jornadas monásticas: por ti “madrugo” dios mío para contemplar tu fuerza y tu gloria (Salmo 62)

 

Recién, recién acabamos de terminar ayer, un fin de semana de Jornadas Monásticas, durante las cuales hemos podido compartir, monjas y “jóvenes”,  la intensa vida que se mueve en un monasterio cisterciense.

Detrás de las sonrisas de la foto, se pueden ver los alisos limpios de hiedra, la hierba cortada, la hojarasca barrida y un sinfín de actividades de limpieza que se realizaron para experimentar el trabajo manual, tan fundamental en la Regla de San Benito. Después de dejar el jardín de hospedería como el jardín del Edén, era merecido un descanso a través de un momento de oración silenciosa y de danza contemplativa. Arreglar este entorno exterior de una manera consciente, nos ayuda, sin apenas darnos cuenta,a una limpieza de nuestro jardín interior, de todo el ruido que llevamos dentro.

 

 

La herramienta, también necesita su espacio de reposo.

 

 

 

De esta forma el adagio benedictino del “ora et labora”, se vivió al completo, alternando tareas en contacto con la Naturaleza con la oración litúrgica y  también con algunas charlas, impartidas por las hermanas, sobre lectio divina, valores monásticos, salmos y liturgia.

 

 

 

Se creó un clima de profundidad en el grupo, debido a la sed de Dios que traían los participantes y a la comunicación vital que se dio entre nosotros, ya que en estos casos, las conversaciones superficiales, no brotan.

 

 

Ayer, domingo, terminamos con una  evaluación llena de calor y de color, de estos tres días que, parecieron muchos más por la novedad de lo vivido y la apertura de corazones. Ya se sabe, lo de San Ero no es leyenda, es realidad, aquí el tiempo se para y entramos en la eternidad de Dios.

¡¡ GRACIAS !!

profesión temporal hna mª angeles osés goñi

 

En las Vísperas de San Benito, hace dos días, hizo la Profesión Temporal la hermana Mª Ángeles. Ha sido un gozo para nuestra comunidad que ella siga su Anhelo profundo de seguir a Jesucristo entre nosotras.

Participaron en la celebración, su familia que vino desde Pamplona;  las hermanas franciscanas de la Divina Pastora de África, que están de retiro en la hospedería, con sus formadoras; la fraternidad de laicos de nuestra comunidad; la comunidad de hermanas salesianas de Cambados y algún hermano salesiano, también; Dom Julio Parrilla, Obispo de la diócesis de Ríobamba (Ecuador); un grupo de peregrinos; y demás amigos y familiares vinculados a nosotras. También recordamos a quien no pudo asistir.

 

El sencillo rito cisterciense de la profesión temporal, se inicia con unas palabras de exhortación de la Madre Superiora a la novicia; después, ésta se compromete a vivir  la Regla de San Benito en nuestra comunidad de Armenteira, según los votos de  estabilidad,  conversión de costumbres y  obediencia. Y tras una oración, se despoja de la ropa de novicia para vestir la de profesa temporal: le despojarán de las propias prendas que vestía y le pondrán las prendas del monasterio (RB 58,26). En rigor, esta sabia expresión de la Regla de San Benito sobre el vestido, se aplica en la profesión solemne, pero aquí no está de más.

 

Terminamos la ceremonia compartiendo un ágape fraterno y alegrándonos por este nuevo paso de la hermana Mª Ángeles hacia una vivencia en profundidad de su bautismo, de su conformación con Cristo.

¡¡ FELICIDADES¡¡

un “pouquiño” de silencio

 

Estos días hemos tenido con nosotras un grupo de formadores de los colegios de los Maristas del Norte de España y Portugal. Acompañados por los hermanos maristas Nacho y Román, han participado en un encuentro de dos días, durante los cuales han podido contactar un “pouquiño” con el silencio y trabajar la interioridad.

Dentro de la dinámica de las jornadas, pudieron compartir un espacio con la hna Paula que les habló del monacato y de su propia experiencia personal; participaron en la liturgia de la comunidad, con el rezo de la salmodia y también tuvieron un rato de trabajo manual en silencio. Durante este tiempo de tarea, estuvieron montando cajas de jabones, solo se oía el sonido del trabajo, el crick-crack de los cartones de las cajas. Así pudieron experimentar el equilibrio tan benedictino del “ora et labora”.

Despertados a la sed del silencio, ahora les toca en su labor de formación de niños y jóvenes  cuidar la palabra y que ésta brote de su interior y autenticidad.

Hoy, en el día de la Ascensión les recordamos con cariño y que ellos y todos nosotros vivamos en “el cielo que somos”.

celebrar el triduo pascual

 

Hace ya casi cuarenta días que recibimos la ceniza en la frente y nuestra piel aún recuerda la aspereza del polvo gris. Polvo como las arenas del desierto cuaresmal, que nos hablan de la inmortalidad del ser humano, que pronto nos disponemos a celebrar  a las puertas de la Semana Santa.

Presentamos un pequeño libro que es un tratado breve sobre la celebración del Triduo Pascual. Es un magnífico resumen que nos da la clave para participar en la Liturgia de los días más importantes del año para los cristianos. Ya sabemos que las esencias se envasan en frascos pequeños, y el trabajo de síntesis que ha realizado el sacerdote Jose Antonio Goñi (Pamplona, 1976) para transmitirnos la esencia del Triduo Pascual, hace de esta obrita una guía para vivir los días pascuales en profundidad.

No se trata de un programa litúrgico, sino mucho más. Con un lenguaje muy accesible, fundamentado en la Tradición y en la Escritura, nos va llevando desde el Jueves Santo hasta el Domingo de Resurrección, a través de los símbolos y lecturas litúrgicas, al deseo de participar en dichas celebraciones no como meros espectadores, sino como creyentes que cada año vivimos más profundamente el Misterio de la muerte y resurrección de Jesucristo.

El  ejemplar  de la fotografía ha “florecido” entre el áloe vera del monasterio -que utilizamos para nuestra cosmética-, pero se puede adquirir en la librerías religiosas y diocesanas de cada localidad.

Celebrar la Pascua, como decía al principio, es celebrar nuestra inmortalidad, pero no porque no nos vayamos a morir, sino porque siempre viviremos. La vida que somos como participación de la Vida, no puede terminar y esto es algo intrínseco al ser humano, que traspasa culturas y religiones. Así, como dice muy bien el autor al final del texto

La Pascua de Cristo debe sobrepasar las puertas de la Iglesia y afectar a nuestra vida en todas sus dimensiones.

 

HORARIOS DE SEMANA SANTA  EN LA CAPILLA DE LA COMUNIDAD DE HNAS CISTERCIENSES

 

DOMINGO DE RAMOS (25 de Marzo): Eucaristía a las 11:00 h, con procesión por el claustro

JUEVES SANTO (29 de Marzo): Cena del Señor a las 18,15 h

VIERNES SANTO (30 de Marzo): Adoración de la Cruz a las 17,00 h

SÁBADO SANTO (31 de Marzo): Vigilia Pascual a las 22:00 h

DOMINGO DE RESURRECCIÓN (1 de Abril): Eucaristía a las 11:00 h

descubre los tesoros del monacato cristiano

 

Puedes participar de una experiencia de vida monástica durante tres días en nuestro monasterio; seguir el ritmo de la comunidad, orar y trabajar con las monjas. Habrá alguna charla sobre temas monásticos desde la experiencia y momentos de oración silenciosa. Será un grupo pequeño con la oportunidad de conocer más de cerca los tesoros del monacato. El encuentro está abierto a participantes de ambos sexos, de menos de 45 años y  las plazas son limitadas.

El precio de las Jornadas monásticas incluyendo la estancia  y el desayuno, comida  y cena de los todos los días es de 135 € por persona.

Fechas de la primera Jornada Monástica: 6-8 de Julio del 2018

Llegada: Jueves 5 de Julio antes de las 18,30 h

Salida: Lunes 9 de Julio por la mañana

Plazo de inscripción: hasta el 23 de Junio

Fechas de la segunda Jornada Monástica: 31 de Agosto-2 de Septiembre del 2018

Llegada: Jueves 30 de Agosto antes de las 18,30 h

Salida: Lunes 3 de Septiembre por la mañana

Plazo de inscripción: hasta el 18 de Agosto

 

Para más información contactar con: 627 097 696 Hna Paula Téllez de Armenteira

Email: paula.armenteira@gmail.com

No olvides abrir tu corazón para experimentar “la fuerza de Dios en ti” como dice Thomas Merton (monje cisterciense del s XX):

Quizás soy más fuerte de lo que pienso.

Quizás hasta tengo miedo de mi fuerza.

Quizás de lo que tengo más miedo es de la fuerza de Dios en mí.

 

mística “galega” benedictina-cisterciense

 

El pasado día 16 de Noviembre celebrábamos en el orden monástico a Santa Gertrudis de Helfta, monja benedictina –cisterciense del siglo XIII. Y qué mejor día para compartir con nuestras hermanas benedictinas de Trasmañó en Redondela (Pontevedra).

Participamos de la misa y de la mesa en una jornada en la que compartimos nuestra amistad, fraguada desde hace muchos años. Al llegar a Armenteira, desde el monasterio de Alloz (Navarra), las hermanas benedictinas fueron un apoyo muy grande en los inicios de nuestra comunidad y, ahora lo siguen siendo con su vitalidad y cercanía. Todo hay que decirlo, nosotras vendemos sus deliciosas pastas artesanas en la portería.

Pero ¿cómo puede ser una monja, como Gertrudis la Magna, cisterciense  y benedictina a la vez? Pues resulta que la comunidad de Helfta (en la actual Alemania) era de tradición benedictina, pero de modalidad cisterciense o más bien bernardiana. Dicho cenobio nunca fue admitido jurídicamente en la Orden del Císter, pero sus moradoras se inspiraban en los escritos de San Bernardo –también en Guillermo de Sant-Thierry y Elredo de Rieval-, y la influencia del abad de Claraval, era tal en aquella época dentro de la esfera monástica, que muchos monasterios adoptaron el estilo cisterciense y entre ellos, el de Santa Gertrudis.

La comunidad femenina de Helfta contaba con la formación espiritual e intelectual de franciscanos y dominicos y destacó como un círculo avanzado de mística, pues sus monjas vivieron una espiritualidad basada en la humanidad de Cristo. En un ritmo de vida equilibrado entre liturgia, lectio divina, trabajo, fueron descubriendo a un Jesús encarnado en lo cotidiano, desarrollando una intensa vida espiritual, una frescura en el amor comunitario y una gran libertad de corazón (libertas cordis). Hablaban por ejemplo del término  “supletio” o suplencia para explicar que la Gracia de Dios suple nuestra debilidad y Santa Gertrudis la Magna escribía dirigiéndose al Señor

No he leído u oído que hubiera algo preferible a las delicias que por tu gracia conozco que preparaste tú mismo para ti en lo más íntimo de mi ser.

Ellas fueron la inspiración de la mística renana del siglo posterior de conocidas figuras  como el Maestro Eckhart, su discípulo Tauler o Jan van  Ruysbroeck.

…Y a nosotras que también nos sigan inspirando nuestras intrépidas amigas de Trasmañó ¡¡¡¡

como el grano de mostaza o la levadura en la masa …

 

A las puertas de celebrar al Apóstol Santiago, hemos terminado las jornadas monásticas, donde las participantes  – y el participante-, han podido compartir la vida de las monjas durante tres días.

Hemos trabajado y  orado la Liturgia de las Horas juntas, también hubo momentos de oración silenciosa en contacto con la Naturaleza, y charlas impartidas por algunas hermanas, sobre distintos valores del monacato.

 

 

 

Como la maternidad, la vida espiritual abre el apetito, así que comieron abundantemente y también durmieron bien, pues el ritmo monástico,  no es  estresante, pero sí intenso. Han sido unos días como el grano de mostaza o la levadura en la masa, es decir, pequeñas dosis de espiritualidad, pero muy potentes, que ahora hay que dejar crecer y fermentar en el entorno de cada cual.

 

¡Os deseamos un día de Santiago “cheo de ledicia” (lleno de alegría)¡… como han sido estas jornadas de sonrisa permanente

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies