¿Vocación yo?

Bueno, si has llegado hasta esta web y justamente has pinchado en este post, es posible que algo se te esté moviendo por dentro.

Tranquila, me atrevería a decir, por propia experiencia, que no te ha pasado solo a ti.

Sé que es posible que pienses que estás un poco loca, que no entiendas lo que te pasa; te sientas insegura o sin saber bien ni qué hacer ni por dónde empezar. No tengas miedo y escucha a tu corazón, es lo primero que nos dice la Regla de San Benito (la que nosotras seguimos)

“Escucha, hija, los preceptos del Maestro, e inclina el oído de tu corazón” (RB 1)

Así que, párate y escucha a esa voz que te está hablando desde lo profundo de tu ser, dale espacio y tiempo.

A lo mejor sientes que no encajas, que lo que vives no te llena hagas lo que hagas, necesitas saciar una sed diferente y en la vida cotidiana, no lo consigues. Buscas, necesitas algo más. Pues…

“¡Ya es hora de levantarte del sueño!” (Rm 13,11)

La Regla continua así :

“¿Quién es la persona que quiere la vida y desea ver días felices?” (Sal 33,13)

Si tú, al oírlo, respondes :

“Yo”

Dios te dice:

“Aquí estoy”

¿Qué cosa más dulce para nosotras, que esta voz del Señor que nos invita? Mirad cómo el Señor en su bondad nos indica el camino de la vida ».

Es como ir guiándote por un GPS: no sabes la ruta, pero confías en las indicaciones. Pues mejor GPS que Dios, no se me ocurre. ¡Confía!

Caminos hay cientos, ya te habrás dado cuenta: vida activa o vida contemplativa y dentro de ésta, otro tanto.

En el nuestro, “el camino Cisterciense”, seguimos la regla de San Benito (ya te lo había dicho), nuestra ruta está marcada por el silencio, que da lugar a la escucha de la que habla San Benito; la vida en comunidad; la oración y el trabajo (el famoso ora et labora que ya habrás leído) una vuelta a los orígenes de las primeras comunidades cristianas, a la vida en la simplicidad y en plena naturaleza. Una vida centrada en lo que importa: ¡Cristo!

Un viaje al interior, al encuentro contigo misma y con Él, una vida de peregrina, en la que tú “afición sea Cristo” (San Rafael Arnáiz)

Si te sientes identificada con lo que lees, te invitamos a que nos escribas y nos cuentes tus inquietudes. Nos encantaría escucharte. Estamos aquí para ayudarte y acompañarte en lo que necesites. ¡Estamos aquí para ti! Quién sabe, lo mismo terminamos siendo hermanas.

Para contactar con nosotras: info@monasteriodearmenteira.es