sintra (portugal), lugar de ensueño

 

 

Hisilicon Balong

 

La genial monja benedictina del siglo XII, Hildegarda de Bingen, tan conectada a la Creación en sus visiones y excelente botánica, fue pionera de la Medicina natural, encontrando en la Naturaleza, remedios para las enfermedades del organismo. Ella decía que tenemos que

Cultivar la tierra sin descuidar el cielo

Es decir, cultivemos la tierra, cuidemos de ella, porque ella cuida de nosotros proporcionándonos salud, sin descuidar la parte espiritual de la persona.

Parece que el rey de Portugal Fernando II, otro genio creativo y amante de la Naturaleza, hubiese conocido a Hildegarda, pues construyó el Palacio da Pena y diseñó sus jardines, en donde se podía perder, para encontrarse consigo mismo.

Lourdes rezando

 

En Sintra, nuestras hermanas Lourdes y Paula se encontraron con gente muy acogedora y cercana de la organización de la Exposición de Camelias y Orquídeas. Y también disfrutaron de la presencia de nuestra amiga Isabel Blanco y parte del grupo de peregrinos portugueses, que todos los años pasan por nuestro monasterio, por la variante espiritual del  Camino portugués hacia Santiago. Allí estuvieron apoyándolas con su amistad y alegría, y colaborando en la venta de los productos.

Hisilicon Balong

 

Dentro del ciclo de conferencias programadas en la Exposición de Camelias y Orquídeas, la hermana Paula explicó en una breve y animada ponencia -que tuvo lugar en una de las magníficas salas del Palacio Nacional de Sintra-, el proceso de fabricación de los sabonetes (jabones).

Hisilicon Balong

 

Mientras tanto la hermana Lourdes se afanaba en practicar el portugués y con su mejor sonrisa ofrecía nuestros artículos, como antiguamente hacían los monjes, que salían del monasterio para ir a ferias y mercados a vender el fruto de su trabajo manual.

 

Lourdes vendiendo

 

En el camino de ida, parada y fonda en el “pequeño monasterio de madera”, donde viven nuestros amigos Mario y Emilia. De su cariñosa hospitalidad, nuestras hermanas fueron partícipes, yendo con ellos a recoger a una vecina  al médico y compartiendo una acción de gracias y mesa fraterna, con productos de su huerta. Y todo envuelto en el más delicado espíritu benedictino del ora et labora.

Mario y Emilia

 

Ya de vuelta, Paula y Lourdes, nos contagiaron su agradecimiento y bendición por todo lo vivido, y así nos disponemos a celebrar la Semana Santa. ¡Buen comienzo en este Domingo de Ramos¡

 

Monasterio y camelia

la oración de las camelias

camelia y agua

 

En esta época del año, en el monasterio, hay agua por todas partes y camelias por todas partes y…  poesía

Te traigo camelias de mi jardín,

para que te acompañen en el lecho,

y llenen de color tu dolor.

Tienen vida, tienen fuerza.

¡Respíralas!

Las camelias florecen en invierno,

del frío y del silencio de tu enfermedad,

brotará el amor.

Y cuando te recuperes,

podrás llevarle flores,

a otro `tú´.

Te traigo camelias… de mi jardín interior.

Y a los jardines de Sintra (Portugal), van a ir este fin de semana del 12 y 13 de Marzo, las hermanas Lourdes y Paula a participar en la exposición de camelias y orquídeas. Llevarán nuestros productos  elaborados a base de aceite de camelia, y podrán explicar su experiencia en el ámbito de la cosmética natural,muy en consonancia con el espíritu  de acogida y sanación de los monasterios benedictinos, a través de sus hospederías, hospitales y famosas boticas.

Mientras tanto, “oleremos” este pequeño vídeo de la Salve de las camelias. ¡Disfrútalo!

 

 

bendición de la fábrica multiusos

Bendición por dentro

 

Ayer, 17 de Octubre, S. Ignacio de Antioquía (episcopo y mártir, s II) tuvo lugar la bendición de nuestra fábrica multiusos (cosméticos, iconos, arreglos varios). Con un rito sencillo, el Padre Domingo Cameselle rocío bien de agua bendita todos los locales, por dentro y por fuera, y escuchamos la Palabra de Dios

Os entrego todas las plantas que existen sobre la tierra y tienen semilla para sembrar; y todos los árboles que producen fruto con semilla dentro (Gen 1,29)

caléndula

Aprovechando todos los remedios que nos brinda la Naturaleza, nos llega muy adentro poder contribuir con la elaboración de productos de cosmética natural, a la curación de las personas. Como seguidoras de Jesús, también participamos humildemente, con nuestra actividad, de la corriente liberadora y sanadora del Reino.

Bendición por fuera

Al alba, escuchábamos en Vigilias la voz de S. Ignacio de Antioquía en su carta a los Magnesios, que en los inicios del cristianismo decía

Existe un único Dios, manifestado en su Hijo Jesucristo, que es su Palabra salida del Silencio…

Trabajando en silencio y con cariño, deseamos que este nuevo local sea lo que el sacerdote decía con mucha chispa, en la oración final de la Bendición

Oh Dios que aceptas bondadosamente perfeccionar con tus bendiciones todas las actividades que estas hermanas realizan en este lugar, te pedimos que todos sus experimentos y trabajos para remediar las enfermedades de la piel, puedan con tu ayuda, realizar con éxito el fruto de su estudio. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Recreamos nuestra propia vida en el trabajo

4

Hay una mística del trabajo. Así lo reconocía Simone Weil. Y ella parece hija de San Benito que tanta importancia da en su Regla al equilibrio entre oración y trabajo manual. Simone dice:

Sólo el trabajo manual como factor de equilibrio entre el espíritu y la materia puede hacer consciente la vida.

Esa consciencia es fruto de una práctica, una práctica en la que vamos dejando más y más espacio a la realidad evitando que los pensamientos la arrollen, la cubran de tal modo que se haga imposible reconocerla en su simplicidad. Trabajar con atención, trabajar tomando el pulso al ritmo natural de las cosas, trabajar en silencio o con recogimiento transfiere al proceso, a la actividad, el mismo corazón que ponemos cuando oramos, cuando meditamos. Dice la filósofa francesa:

La atención, y su grado máximo: la oración, la plegaria interior, es la base de toda la teoría del conocimiento de carácter prácticamente pasivo o contemplativo, puesto que su estrategia principal es la espera paciente, la discreción y el cuidado para evitar que el pensamiento se eche literalmente encima del objeto y lo pierda de vista, para que conocer no sea capturar, aprehender, sino dejarse invadir.

En el trabajo podemos ciertamente dejarnos encontrar por aquello sobre lo que estamos poniendo nuestra atención. Esta actitud aparentemente pasiva es la combinación de una quietud y de una vigilancia. La vigilancia supone una escucha activa, un estado de alerta, una presencia consciente. Y en esa actitud de asombro y aprendizaje, entre la inacción y la acción, recreamos nuestra propia vida.

La grandeza del hombre está siempre en el hecho de recrear su vida. Recrear lo que le ha sido dado. Con el trabajo produce su propia existencia natural.

Nosotras recreamos nuestra propia vida con los ensayos de una nueva línea de productos: jabón líquido natural. Aromas de bergamota, de lavanda y naranja dulce, de lemon-grass… Aún queda decidir algunos detalles pero mientras tanto dejamos que sea el propio jabón quien nos hable y nos enseñe.

Camelias sin fin…

Hoy decimos adiós al Congreso Internacional de la Camelia pero todos los camelios de las Rías Baixas siguen esplendorosos, no se despiden, se mantienen vivamente intensos en nuestros jardines, en los paseos, también en nuestro claustro. Este breve y valioso documental nos permitirá guardar en la retina lo que estas flores nos expresan, cuando se vaya el invierno. Nuestra participación en él fue muy grata, como lo es todo lo que contribuye a ensalzar la gratuidad de la naturaleza.

El Congreso también fue ocasión de dar a conocer nuestros productos y de hacer estimables contactos; Antonio y Lola de la Universidad de Córdoba nos abrieron los ojos sobre la posibilidades del aceite de borraja!

camelia03

La venta fue buena 🙂 y nuestras mejores compradoras fueron las australianas! Lamentablemente tuvieron que rehusar llevar unas preciosas cestas decoradas con semillas de camelia. Esta terminantemente prohibido introducir semillas en el país!

camelia04

La relación con el resto de “feriantes” fue muy amena y agradable. Sus obras, fantásticas. Las joyas en esmalte de Pilar y Tony de Obradoiro Hedra, en porcelana pigmentada de Miguel Santamaría, en conchas de Montse Betanzos, los trabajos pictóricos de Amelia Vázquez Palacios, los esmaltes de Hernández  y los diseños en torno a la camelia en madera y cristal de Mercedes…realmente la camelia incita al arte.

Y en medio de todo el barullo, la ponencia de nuestra hermana Paula sobre el proceso de fabricación en frío del jabón de camelia!

camelia18

Como ya os habíamos adelantado, algunos datos, menos científicos, cautivaron a la audiencia…

camelia20

…y como despedida…el rosetón gótico iluminado del Monasterio, asemejando un mandala o una…camelia!

camelia22

La siguiente convocatoria será en 2016 en…China! ¿Vamos?

Nombres de mujer, camelias y luz

 

camelia

Es invierno, caen las lluvias, arrasan los vientos llevándose consigo viejas tejas del tejado, árboles que creíamos bien enraizados y objetos que aparecen a kilómetros de distancia. No vemos desde aquí las olas del mar pero las intuimos. El mar bravo siempre está cerca de cada ser que habita nesta terra mariñeira.

Sucede que la naturaleza tiene sus guiños. En medio del diálogo caótico de la lluvia con el viento, de las nubes con el frío, de los aires desbordantes con nombre de mujer, Ruth, Stephanie…ahí, en el epicentro del combate, las camelias florecen.

Ellas son nuestras aliadas. De ellas obtenemos un aceite con fabulosas propiedades cosméticas. Y con el aceite fabricamos jabón; también con nombre de mujer: Hildegard. Ruth, Stephanie, Hildegard…y todas nosotras convivimos formando parte de un mismo lienzo, un paisaje de luz y sombra.

Pero hoy el Evangelio nos habla de ser luz. Ser la luz de la Luz. Así lo veía Hildegarda de Bingen cuando escribió Scivias:

Yo, la Luz Viviente que ilumina lo que es oscuro, he puesto al ser humano que Yo quise … en medio de cosas maravillosas, más allá del alcance de los seres humanos que en el pasado vieron en Mí muchas cosas ocultas.

En medio de cosas maravillosas…

Etty y el jabón

 

Jabon

Desde muy temprano por la mañana hemos comenzado a elaborar el jabón de rosa mosqueta, Etty. Es una de las novedades que hemos lanzado este año y ya hemos agotado las existencias. En un mes, el tiempo necesario para el secado del jabón de aceites, estará de nuevo a la venta.

Lo hemos bautizado así, Etty, en honor a Etty Hillesum: mujer, judía y mística holandesa que murió atrozmente, como tantos otros, en el campo de concentración de Westerbork.

¿Qué nos dice Etty? Sus palabras tienen una enorme resonancia de libertad, fidelidad a si misma y confianza en la vida: “…estoy dispuesta a dar testimonio hasta la muerte, en cualquier situación, de que la vida es bella y tiene sentido, y que no es de Dios la culpa de que las cosas sean como son, sino de nosotros mismos…”

Nos gusta encontrarnos con su nombre, con su recuerdo como mensaje perenne evocado en una simple pastilla de jabón.

Cola de caballo para un pelo bonito

 

Los tónicos y acondicionadores capilares restauran la acidez natural del cuero cabelludo, vigorizan la circulación y comunican al cabello un brillo saludable.

La cola de caballo es un helecho que contiene saponinas espumantes y glucósidos flavonoides que estimulan la circulación sanguínea; el sílice, además consigue dar cuerpo al pelo.

En Galicia no es habitual encontrar cola de caballo pero una hermana del Monasterio de Benavente nos ha traído un buen saco de tallos secos.

coladecaballo

Os invitamos a seguir esta sencilla receta: haz una infusión con los tallos machacados de la cola de caballo, cuela el líquido y tras lavarte la cabeza y aclararla, aplícate la infusión al cuero cabelludo con un masaje. Sécate el pelo con una toalla y cepíllate bien en pelo. Cúbrete la cabeza con una toalla caliente y espera diez minutos a secarte la cabeza de la manera habitual.

Y disfruta de una melena sana!

Un consejo cosmético…natural

 

milenrama2

La milenrama, esa planta que habrás visto muchas veces en prados y al borde de caminos y arroyos, es un excelente tónico facial. Una simple infusión de las flores de la milenrama puede aportar limpieza y elasticidad a tu piel. Una vez realizada la infusión, filtra el líquido con un paño de muselina o un papel fino y mételo en la nevera. Después de aplicar el tónico, lávate la cara con agua tibia.

Este tónico casero es apto para todo tipo de pieles aunque debido a su acción sudorífera, será más beneficioso en pieles secas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies