santa trinidad,luz en la piedra desnuda

Trinidad

 

En las iglesias de las abadías cistercienses, el ábside está iluminado por tres ventanas, que simbolizan la Trinidad. Aunque en muchas ocasiones, dicho espacio sagrado está oculto tras baldaquinos o retablos pertenecientes a épocas posteriores, la finalidad arquitectónica  del Císter, era dotar a la iglesia del monasterio de la desnudez de la piedra. Desnudez que lejos de significar frialdad o sequía, nos lleva a percibir al Absoluto y a dejarnos invadir por la Luz trinitaria (ver foto del monasterio de Tulebras en el penúltimo post).

Evagrio Póntico (s IV) es el primer anacoreta que sistematizó la espiritualidad monástica  del desierto de Egipto. Sus obras son auténticos tratados de psicología práctica, de vida ascética y de oración.

Ve, vende cuanto posees y dalo a los pobres; y, tomando tu cruz, niégate a ti mismo para que puedas orar sin distracción.

Aunque nombra a la Santa Trinidad en sus escritos, profundizando en ellos, nos damos cuenta de que no tiene nada que ver con la teología trinitaria, pues en este tiempo el dogma aún está en sus comienzos. Para Evagrio, el aprendizaje hasta llegar a orar sin distracción supone todo un entrenamiento para desenmascarar pensamientos y sentimientos  –los “logismoi”-, y un camino de despojo, hasta alcanzar así una mente pura, una mente desnuda –como la piedra desnuda-, que es la única capaz de la contemplación o conocimiento del misterio Uno y Trino

Cuando las personas hayan llegado a la contemplación de lo que no está dividido, también estarán sin división.

Hildegarda de Bingen, también nos aporta su sabiduría a través de su visión de la Trinidad, en la que el Espíritu Santo  -el círculo exterior azul, como suave fuego rutilante-, envuelve al Padre –círculo dorado o luz esplendorosa-, y al Hijo –figura humana engendrada en el Padre y que representa la encarnación de Jesús-. Después. alegóricamente, habla de las tres fuerzas que hay en una piedra: húmedo vigor, consistencia tangible y fuego rutilante; que representan a las tres personas de la Trinidad respectivamente, para finalizar

Así como estas tres fuerzas se hallan en una sola piedra, la Trinidad verdadera está en la Unidad verdadera (Scivias II, 2)

 

 

Música y silencio

 

Matilde

Hoy celebramos la memoria de Santa Matilde de Hackeborn. En la comunidad femenina cisterciense de Helfta, en Alemania, en el s. XIII, de la que formaba parte Matilde, se podía saborear una atmósfera de música y silencio. De ambas brotaba una sabiduría humana, que motivaba a las hermanas a penetrar los misterios divinos. Eso es lo que pretendía su dinámica abadesa , Gertrudis de Hackeborn. De ella se cuenta:

Leía la Sagrada Escritura cuanto le era posible con gran atención y admirable gozo, exigía a sus súbditas amar las lecturas sagradas y recitarlas de memoria. Compraba para la comunidad cuantos libros buenos podía o los hacía trascribir por las hermanas (en el escritorio de Helfta). Promovía con gran empeño el progreso de las jovencitas por el estudio de las artes liberales, pues decía. “Si se descuida el interés por la ciencia no comprenderán la divina Escritura y caería por tierra la misma vida religiosa”. Por ello obligaba insistentemente a las jóvenes menos instruidas a dedicarse con más empeño al aprendizaje y les proveía de maestras.

Matilde,  estaba dotada de un gran don para la música y se la representa con un atril y un libro. Entró en el monasterio a los siete años y su hermana, la abadesa Gertrudis de Hackeborn, la nombró maestra del coro, y también era la encargada de la formación de las novicias y del colegio de niñas que había en el monasterio. Aquí entraría a la edad de cinco años, Gertrudis la Magna, y entre ella y Matilde, nacería una relación tan íntima, que se podría decir de ellas que tenían un solo corazón y una sola alma.

El refectorio de Helfta estaba decorado con la figura de la Sabiduría de una de las visones de Hildegarda de Bingen. Es la silueta de una mujer vestida con una túnica toda cubierta de ojos, como decía hoy la primera lectura de la eucaristía: había cuatro seres vivientes con ojos por delante y por detrás (…), con ojos por dentro y por fuera (Ap4,6-8 ). En la Edad Media,ellas practicaban el difícil arte de copistas, cultivaban el estudio de la Sagrada Escritura, del latín y del griego , de la pintura, de la música, la liturgia y la oración personal,…..y todo ello les llevaba a experimentar una viva presencia de Dios y una entretejida vida fraterna.

En el simpático libro de C.S. Lewis, Cartas de un diablo a su sobrino, cuenta que el infierno está invadido por el ruido y que la música y el silencio le dan alergia. ¡Ni que hubiera leído a Matilde!

El final del verano llegó…y tú partirás

01

Eso cantaba el Dúo Dinámico con una buena carga de nostalgia pero en realidad no se trata del final del verano sino del PREM (Plan Regional de Estudios Monásticos) de este semestre. Han sido casi veinte días de formación y convivencia muy provechosos y felices.

Al volver a casa, podemos llevarnos las conmovedoras palabras que Benedicto XVI ha ido expresando en relación a la vida consagrada, a lo largo de su papado. En su carta apostólica Porta Fidei nos dice:

En la luz de Cristo, con los múltiples carismas de vida consagrada, vosotros cooperáis a la vida y a la misión de la Iglesia en el mundo. En este espíritu de reconocimiento y de comunión, desearía haceros tres invitaciones, a fin de que podáis entrar plenamente por la «puerta de la fe» que está siempre abierta para nosotros

2

Os invito en primer lugar a alimentar una fe capaz de iluminar vuestra vocación. Os exhorto por esto a hacer memoria, como en una peregrinación interior, del «primer amor» con el que el Señor Jesucristo caldeó vuestro corazón, no por nostalgia, sino para alimentar esa llama.

3)

Y para esto es necesario estar con Él, en el silencio de la adoración y en el apostolado; y así volver a despertar la voluntad y la alegría de compartir la vida, la obediencia de fe, la bienaventuranza de los pobres, la radicalidad del amor.

4)

A partir siempre de nuevo de este encuentro de amor, dejáis cada cosa para estar con Él y poneros como Él al servicio de Dios y de los hermanos

6)

En segundo lugar os invito a una fe que sepa reconocer la sabiduría de la debilidad. En las alegrías y en las aflicciones del tiempo presente, cuando la dureza y el peso de la cruz se hacen notar, no dudéis de que los sufrimientos de Cristo son ya la victoria pascual. Precisamente en la limitación y en la debilidad humana estamos llamados a vivir la conformación a Cristo.

5

Finalmente os invito a renovar la fe que os hace ser peregrinos hacia el futuro. Por su naturaleza, la vida consagrada es peregrinación del espíritu, en busca de un Rostro, que a veces se manifiesta y a veces se vela.

7)

Que éste sea el anhelo constante de vuestro corazón: “Tu rostro buscaré, Señor, no me escondas tu rostro” (Sl 26,2). Es el criterio fundamental que orienta vuestro camino, tanto en los pequeños pasos cotidianos como en las decisiones más importantes.

9

No os unáis a los profetas de desventuras que proclaman el final o el sinsentido de la vida consagrada en la Iglesia de nuestros días; más bien revestíos de Jesucristo y portad las armas de la luz —como exhorta, san Pablo (cf. Rm 13, 11-14)—, permaneciendo despiertos y vigilantes.

Hay a quienes este género de vida les provoca una gran alegría, ganas de cantar…ganas de bailar! Y ahora…a vivir con entusiasmo hasta nuestro próximo encuentro en San Pedro de Cardeña.

9

Misol y los estudiantes

 

prem015

¿Qué sucede después de una profesión temporal? ¡Una vuelta al cole! Sí, la hermana Leire inicia un período de formación monástica reglada junto con otros monjes y monjas cistercienses. Su primer curso está teniendo lugar en el Monasterio de las Huelgas de Burgos. ¡No es mal sitio! El Padre Lekai, en su difundido libro “Los cistercienses. Ideales y realidad” nos evoca a la gran abadesa Misol del Monasterio de las Huelgas que convocó en 1118 un primer Capítulo General para todos los monasterios femeninos de Castilla y León.

Esta gran abadesa, que era además una princesa real, y sus sucesoras por este mismo motivo tenían algunos “privilegios” como bendecir a las novicias, predicar homilías…Inocencio III puso fin en 1210 a estos usos. Ups…

prem014

Desde este lugar casi mítico…se escuchan muy bien los ecos de la historia que rememora Lekai:

En 1213 los padres cistercienses ya empiezan a legislar sobre las monjas: prohibiéndolas educar a niños en sus monasterios, salir libremente del claustro o incorporar monasterios que no tuvieran una clausura rigurosa. Es el único requisito que nos ha quedado en nuestros días.

La historia habló…sin embargo ayer fueron todos y todas a visitar a las hermanas cistercienses del Monasterio de Pisones, también en la ciudad de Burgos. Fue una visita muy agradable y refrescante (gracias a la rica limonada!).

prem03

Lo cierto es que, a pesar de las restricciones formales a las monjas, informalmente monjes y monjas se nutrían de una mutua y beneficiosa relación. Es el caso de la abadia renana donde se hallaba Hildegarda de Bingen y la de otros pequeños grupos de mujeres devotas como son las beguinas.

Aquí se puede observar como esa mutua (y beneficiosa) interrelación se sigue produciendo (hasta con los benedictinos :-)).

prem05

En el siglo XIII, los hombres proporcionaron a las beguinas protección legal y respetabilidad, además de orientación teológica y ellas dieron a los monjes una nueva inspiración espiritual para vivir su vocación con mayor radicalidad y autenticidad.

He aquí otro ejemplo muy actual de ello! Guillermo de Cardeña se tuvo que poner de rodillas para recibir dicha inspiración…

prem04

El mayor escollo para las relaciones entre monjes y monjas fue la clausura. Ellas al principio podían salir a trabajar sus campos y cubrir sus necesidades personalmente por lo que lo único que requerían de los monjes era un confesor o capellán. Pero en 1184 Lucio III impuso a las monjas una clausura estricta. Un par de salidas de las monjas a Cister en 1194 y 1220 fueron protestadas en el Capítulo General. Las cosas habían cambiado.

La salida de ayer, sin embargo, no fue protestada sino bienvenida. Baste una sonrisa para el archivo.

prem01

En realidad, el mayor escollo con el que se encuentran las comunidades tanto femeninas como masculinas es el exceso de trabajo. En la ronda de presentaciones los roles se multiplicaban: soy sacristana, ropera, costurera, ayudante de enfermera y….!!! Uff, que bien se está en las Huelgas sin todos esos roles ¿verdad?

580

Históricamente, se creó una enorme dependencia de las monjas para con los monjes pues ni tan siquiera la abadesa tenía permitido salir de clausura, ni siquiera para visitar sus monasterios filiales. El abad o padre inmediato pasó a convertirse en absolutamente responsable en todo de la vida de las monjas (legislación, arreglo de disputas, finanzas, aportación de trabajadores etc.)

Menos mal que Mari Mar de Pisones tocó ayer la cítara durante las Vísperas (y el peso de la historia se fue diluyendo en medio de tanta delicadeza)

prem07

Los monasterios femeninos del Medievo tenían una gran influencia en la sociedad. Las hermanas del coro eran miembros pertenecientes a la nobleza y la abadesa solía pertenecer a la más rancia aristocracia. Se instruía a las jóvenes en el trívium y el quadrivium. Así se educaron mujeres emblemáticas como Matilde Hackeborn y Gertrudis la Magna.

¿Quién sabe si no saldrá una Hildegarda o una Gertrudis de este nutrido grupo?

todos

También en el siglo XIII destacó por su gran escuela espiritual el monasterio de Helfta, quienes fueron de las primeras en difundir la devoción por el sagrado corazón de Jesús.

Si no fuera por las farolas a lo largo del paseo…se podría decir que estos son auténticos monjes y monjas medievales. En Las Huelgas es muy fácil soñar…

prem011

Hubo monasterios muy ricos, especialmente privilegiados por la realeza como el de Maubuisson pero también hubo ejemplos de monasterios femeninos que sufrieron una gran pérdida de libertad y autenticidad al incorporarse a la orden del Císter, como es el caso de Rifreddo. Las monjas se empobrecieron al tener que abandonar sus campos y no tener hermanos conversos que les hicieran el trabajo. Esta situación originó litigios con los monjes durante décadas…

Si es que…lo que no es bueno, no es bueno y da problemas…

prem012

El siglo XIV las guerras y la peste devastaron las comunidades femeninas, tanto como las masculinas y varias de ellas fueron abandonadas, otras fusionadas y otras trasladadas a las ciudades. Tras la Reforma muchos monasterios se secularizaron o desaparecieron (la esposa de Lutero fue monja cisterciense). Sin embargo en España y también en Francia las fuerzas de la Contrareforma trajeron aires de renovación.

En Las Huelgas las cigüeñas sobre el campanario nos recuerdan que a pesar de la merma actual en las comunidades hay cosas, muy pequeñas y sencillas, que siguen mereciendo la pena, que siguen alimentando la belleza de la vida. Antes las cigüeñas migraban, ahora no lo hacen. Y nosotros ¿cómo nos adaptamos a la realidad actual?

prem20

En el siglo XVII el celo observante en el ámbito femenino se centró muy especialmente en el cumplimiento de la clausura estricta. Impidiendo además el acceso de laicos al los recintos de los monasterios femeninos.

En España estos aires se vieron promovidos por el monasterio de las Huelgas que fundaron otros que se autodenominaron “recoletas” y que mucho más tarde, en 1955 dio lugar a la Federación Española de la Regular Observancia.

Ahora, tratamos de mirar todos y todas en la misma dirección…

prem06

En el siglo XVIII la Revolución Francesa supuso la supresión de todos los monasterios femeninos. Aunque en la práctica, algunos sí sobrevivieron. En España especialmente.

En el siglo XIX muchos monasterios femeninos se unieron a la común observancia adoptando algún tipo de obra de caridad y en el siglo XX, a partir de los años 60 se experimentó un enorme decremento de vocaciones… a partir del Concilio Vaticano II se suavizaron la restricciones de la clausura pudiendo las monjas acudir a los Capítulos en incluso convocar los propios. En 1971 tuvieron su primer Capítulo General las monjas de la Estrecha Observancia.

…largo me lo fiáis que diría el Tenorio…el Padre Lekai escribió en el siglo XX y miró hacia atrás. Ahora nos toca a nosotras y nosotros escribir parte de la historia del siglo XXI. Bonito reto…de Misol a…los estudiantes de las Huelgas.

sonrisas

Camelias sin fin…

Hoy decimos adiós al Congreso Internacional de la Camelia pero todos los camelios de las Rías Baixas siguen esplendorosos, no se despiden, se mantienen vivamente intensos en nuestros jardines, en los paseos, también en nuestro claustro. Este breve y valioso documental nos permitirá guardar en la retina lo que estas flores nos expresan, cuando se vaya el invierno. Nuestra participación en él fue muy grata, como lo es todo lo que contribuye a ensalzar la gratuidad de la naturaleza.

El Congreso también fue ocasión de dar a conocer nuestros productos y de hacer estimables contactos; Antonio y Lola de la Universidad de Córdoba nos abrieron los ojos sobre la posibilidades del aceite de borraja!

camelia03

La venta fue buena 🙂 y nuestras mejores compradoras fueron las australianas! Lamentablemente tuvieron que rehusar llevar unas preciosas cestas decoradas con semillas de camelia. Esta terminantemente prohibido introducir semillas en el país!

camelia04

La relación con el resto de “feriantes” fue muy amena y agradable. Sus obras, fantásticas. Las joyas en esmalte de Pilar y Tony de Obradoiro Hedra, en porcelana pigmentada de Miguel Santamaría, en conchas de Montse Betanzos, los trabajos pictóricos de Amelia Vázquez Palacios, los esmaltes de Hernández  y los diseños en torno a la camelia en madera y cristal de Mercedes…realmente la camelia incita al arte.

Y en medio de todo el barullo, la ponencia de nuestra hermana Paula sobre el proceso de fabricación en frío del jabón de camelia!

camelia18

Como ya os habíamos adelantado, algunos datos, menos científicos, cautivaron a la audiencia…

camelia20

…y como despedida…el rosetón gótico iluminado del Monasterio, asemejando un mandala o una…camelia!

camelia22

La siguiente convocatoria será en 2016 en…China! ¿Vamos?

Graham también estuvo allí

 

oseira2

Durante los días 2 y 3 de octubre se reunió en el Monasterio de Oseira la Comisión de Liturgia de la Orden del Císter conformada por monjes y monjas de los Monasterios de San Pedro de Cardeña, San Clemente de Sevilla, San Miguel de las Dueñas, Tulebras, Oseira y Armenteira.

Estar en Oseira es siempre un placer…un impactante y profundo placer para la vista que casi no alcance a recorrer las moles de piedra de El Escorial gallego.

La comunidad, pequeña y acogedora, nos recibió a todos y nos cautivó con su sencillo pero hondo rezo en el coro.

La Salve a las 21:30 de la noche, con todas las luces de la Iglesia apagadas nos llenó de una paz que…cuando vienes del ajetreo de la vida cotidiana (sí, incluso aunque tu vida se desarrolle en un monasterio)..se agradece, se valora y sirve de recordatorio: volver a la quietud.

 

Pero no somos los únicos ni los primeros en saber valorar lo que Oseira representa y la huella que deja en sus visitantes. El escritor británico Graham Greene, autor de “El tercer hombre“, exclamó estando en Oseira: “Que callen las campanas, que suene el silencio”. De sus paseos por el Monasterio dio vida a una obra inspirada en su amigo, el párroco Leopoldo Durán, llamada “Monseñor Quijote”.

oseira1

De aquellas memorables temporadas que el ilustre escritor pasó en Oseira quedan recuerdos y espacios…como una sala que lleva su nombre y su foto. Allí nos reunimos la Comisión de Liturgia…y disfrutamos de una inspiración muy singular. Fruto de ella os lanzamos esta propuesta: que los monjes y monjas de la Orden con alma poética, nos hagáis llegar vuestros escritos para poder valorarlos y musicalizarlos como himnos o antífonas. Hablamos de muchas más cosas…pero…Graham auspició fundamentalmente esta iniciativa. Cada cual, ya se sabe…

oseira4

Os Canteiros…e o misterio da pedra

canteiros1

Los canteiros se afanan levantando el muro que sostendrá el jardín medicinal que bordeará el taller o fábrica (según los ánimos sustantivamos nuestro proyecto así o asá) de jabones:”la jabonería”. El oficio de cantero ha estado muy vinculado al arte cisterciense, evidentemente no solo al arte cisterciense pero aquí el carisma intima directamente con la piedra, en su dimensión más simbólica.

canteiros2

Pero ¿qué es la piedra? Eso que está ahí; que se encuentra una y otra vez; que permanece igual siempre; que sale a nuestro paso. En su tamaño, en su dureza, en su forma y en su color, el ser humano descubre una realidad y una fuerza que pertenecen a otro mundo, distinto del mundo de sus afanes diarios. En su opacidad, la piedra es transparencia de otro mundo, de otra realidad.

canteiros3

Los canteros oriundos de la escuela de Claraval viven el misterio de la piedra que trabajan. Dice el medieval Ernaldo:“La casa de Dios se edificaba sobre piedra…los hermanos se entregaban a todos los trabajos. Unos cortaban madera; otros encuadraban las piedras (lapides conquadrabant); otros levantaban muros”. También la mística benedictina Hildegarda von Bingen, describe las propiedades de la piedra: humedad, palpabilidad, fuerza ígnea. Por la humedad es indisoluble; por la palpabilidad, tocable; por la fuerza ígnea en su misma entraña, se afirma en su dureza.

canteiros4

La piedra cisterciense es recta, cuadrada, desnuda: un programa de conversión. Hay que romper esa piedra que contiene sellada a la auténtica piedra que es Cristo. Pero es necesario, una vez rota la piedra, mejor, horadada, penetrar en la petra forata que ofrece sus oquedades; las dos de las manos y la del costado.  En ese sentido, le dice Bernardo de Claraval al Abad Elredo de Rieval: “la miel sale de la roca. Los peñascos destilan aceite…y prefiero todo lo que extraes de la roca y todo lo que sientes cobijado a la sombra de los árboles, porque no lo has aprendido frecuentando las aulas”.

Toda esta simbología que sabe a tradición nutritiva nos lo cuenta Juan Mª de la Torre, monje capellán de nuestro Monasterio en su Introducción a las Obras completas de San Bernardo. B.A.C.

Vivimos rodeadas de piedras, en un misterio cuadrado…por algo Armenteira fue fundada por monjes de Claraval. Pero no todos vemos las cosas igual; un niño que vino de Madrid con sus padres nos preguntó ¿y no preferiríais vivir en una casa de ladrillo? Ups…pues no lo habíamos pensado pero la cuadrangulatura simbólica de la piedra cisterciense: simplicidad, humildad, desnudez y caridad…habría que recuperarlas, en caso de mudarnos de domicilio!

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies