cristo será nuestra paz

 

Vivimos tiempos convulsos a nivel nacional y mundial, pero ¿cuándo el planeta ha estado en paz? Sólo cuando nació Jesús, estaba el Universo en paz-Pax Augusta-. Y la cercanía de la Navidad es un buen momento para preguntarnos ¿y yo qué puedo hacer para aportar compasión y acogida a mi alrededor?

Nos puede ayudar a ello, la audacia de una extraordinaria mujer que vivió en Inglaterra entre dos siglos, Evelyn Underhill (1875-1941) y que a punto de estallar la I Guerra Mundial, publicó un profundo libro sobre mística, reconociendo ella misma en las primeras páginas, la intrepidez del asunto. Pero justamente, fomentar lo espiritual en tiempos de crisis, tiene todo su sentido

Si las experiencias sobre las que se basa el misticismo poseen realmente el transcendental valor para la humanidad que los místicos les adjudican –si nos revelan un mundo en el que hallemos una verdad más alta y una realidad mayor que el mundo de acontecimientos concretos en el que parecemos estar inmersos-, entonces ese valor se ve aumentado, más bien que disminuido, cuando se lo confronta con la discordia de los sufrimientos del momento presente.

Y todos tenemos experiencia desde la fe, de que “cuanto más poderosas parecen las fuerzas de la destrucción, más intensa se vuelve la visión espiritual que se opone a ellas”. Lo que ocurre es que esta realidad no es magia y aunque algunas personas puedan gozar de una gracia especial, lo normal es que sea fruto de un proceso de interioridad y como tal, no nos lleve a ensoñaciones sino que

La mística no envuelve a sus iniciados en una calma aislada y sobrenatural, ni los aísla del dolor y el esfuerzo de la vida cotidiana. Más bien les otorga una renovada vitalidad, administrando al espíritu humano no –como algunos suponen- un bálsamo sedante, sino el más poderoso de los estimulantes.

En esta segunda semana de Adviento, bien podemos pararnos y seguir cultivando nuestra serenidad espiritual, para contribuir así –aunque sea invisiblemente-, a llenar de paz nuestro maravilloso planeta azul.

Ninguna nación está verdaderamente derrotada si retiene su serenidad espiritual. Ninguna nación resulta realmente victoriosa si no emerge con el alma intacta. Si esto es así, mantener activa y vigorosa la vida espiritual del individuo a la vez que la del grupo social, y su visión de la realidad inalterada por los enmarañados intereses y pasiones de la época, se convierte en una parte del verdadero patriotismo.

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies