Antes del tiempo de Navidad, se pasó por Armenteira nuestra amiga y escritora Mª Paz López Santos y aprovechamos su estancia entre nosotras para que nos hiciese una presentación “en mesa camilla”, de su nuevo libro Misión compartida ¿Unidos o hundidos? Laicos, monjes y pobres.

Como ella misma explica, una banqueta no se sostiene con dos patas, si no con tres, entonces, más allá de los dos grupos eclesiales -el de los laicos y el de los religiosos-, también existe un tercer colectivo cristiano, los invisibles y omnipresentes pobres. La estabilidad de esta banqueta -que es la iglesia-, depende de la síntesis experiencial de estas tres realidades, una síntesis que la autora empezó a “encarnar” hace once años  y que ahora nos relata de un modo  cercano y atrayente. Aunque nos cuenta  esta su aventura muy personal e integral entre el mundo laical, monástico y de los pobres, Mª Paz  se ha visto apoyada y acompañada –como oración continua que alienta la vida de los monjes y monjas-, por  su marido, Jesús Morente, hombre entrañable, dulce y de mirada límpida.

La obra aparece enmarcada en la sabiduría del monacato cisterciense del siglo XX, con una frase de T. Merton al inicio y otra del hermano Christophe del monasterio de Tibhirine (Argelia) que murió mártir en el año 1996. Y entre ambas  podemos escuchar directamente el texto

No tienes que hacer nada, solo estar. No te piden nada, tangible: ni tu dinero, ni tus ideas organizativas, ni siquiera tu bienintencionado trabajo. A lo mejor solo te están pidiendo que entres en esa realidad con respeto, en silencio, abriéndote al encuentro.

¿En qué realidad nos invita la autora a “entrar”? ¿En la vida monástica, en un hogar de acogida o a desplegarnos en lo cotidiano como personas cristianas? Quizás este libro nos quite miedos y barreras para mirarnos a los ojos con asombro mutuo y saborear en comunión el mensaje de Jesús. Seguro, que así su sabor, es tan dulce como el  de la granada que ilustra la portada de esta “jugosa” obra.