Hildegarda2Os recomendamos un estupendo libro para leer a la sombra de una encina (si se presta el paisaje). Aunque se trata de una novela histórica, las palabras que salen de la pluma de Lucia Tancredi, bien podrían atribuirse a la misma Hildegarda. Pone en boca de la monja expresiones como: “la esencia misma de la vida es burbujeo, metamorfosis, creación inagotable” o “en todas partes hay verdor, por eso no encanece el mundo”. Su discípula (personaje de ficción) dirá de Hildegarda: “nos enseñó a no temblar y a amar la oscuridad como si fuese la otra cara de la luz”.

Y también…un consejo, ideal para los días de verano: “caminar adhiriéndose a la tierra, la planta amplia y blanda, los dedos estirados sin espasmos; concentrándose en los pies”.