cristo será nuestra paz

 

Vivimos tiempos convulsos a nivel nacional y mundial, pero ¿cuándo el planeta ha estado en paz? Sólo cuando nació Jesús, estaba el Universo en paz-Pax Augusta-. Y la cercanía de la Navidad es un buen momento para preguntarnos ¿y yo qué puedo hacer para aportar compasión y acogida a mi alrededor?

Nos puede ayudar a ello, la audacia de una extraordinaria mujer que vivió en Inglaterra entre dos siglos, Evelyn Underhill (1875-1941) y que a punto de estallar la I Guerra Mundial, publicó un profundo libro sobre mística, reconociendo ella misma en las primeras páginas, la intrepidez del asunto. Pero justamente, fomentar lo espiritual en tiempos de crisis, tiene todo su sentido

Si las experiencias sobre las que se basa el misticismo poseen realmente el transcendental valor para la humanidad que los místicos les adjudican –si nos revelan un mundo en el que hallemos una verdad más alta y una realidad mayor que el mundo de acontecimientos concretos en el que parecemos estar inmersos-, entonces ese valor se ve aumentado, más bien que disminuido, cuando se lo confronta con la discordia de los sufrimientos del momento presente.

Y todos tenemos experiencia desde la fe, de que “cuanto más poderosas parecen las fuerzas de la destrucción, más intensa se vuelve la visión espiritual que se opone a ellas”. Lo que ocurre es que esta realidad no es magia y aunque algunas personas puedan gozar de una gracia especial, lo normal es que sea fruto de un proceso de interioridad y como tal, no nos lleve a ensoñaciones sino que

La mística no envuelve a sus iniciados en una calma aislada y sobrenatural, ni los aísla del dolor y el esfuerzo de la vida cotidiana. Más bien les otorga una renovada vitalidad, administrando al espíritu humano no –como algunos suponen- un bálsamo sedante, sino el más poderoso de los estimulantes.

En esta segunda semana de Adviento, bien podemos pararnos y seguir cultivando nuestra serenidad espiritual, para contribuir así –aunque sea invisiblemente-, a llenar de paz nuestro maravilloso planeta azul.

Ninguna nación está verdaderamente derrotada si retiene su serenidad espiritual. Ninguna nación resulta realmente victoriosa si no emerge con el alma intacta. Si esto es así, mantener activa y vigorosa la vida espiritual del individuo a la vez que la del grupo social, y su visión de la realidad inalterada por los enmarañados intereses y pasiones de la época, se convierte en una parte del verdadero patriotismo.

mística “galega” benedictina-cisterciense

 

El pasado día 16 de Noviembre celebrábamos en el orden monástico a Santa Gertrudis de Helfta, monja benedictina –cisterciense del siglo XIII. Y qué mejor día para compartir con nuestras hermanas benedictinas de Trasmañó en Redondela (Pontevedra).

Participamos de la misa y de la mesa en una jornada en la que compartimos nuestra amistad, fraguada desde hace muchos años. Al llegar a Armenteira, desde el monasterio de Alloz (Navarra), las hermanas benedictinas fueron un apoyo muy grande en los inicios de nuestra comunidad y, ahora lo siguen siendo con su vitalidad y cercanía. Todo hay que decirlo, nosotras vendemos sus deliciosas pastas artesanas en la portería.

Pero ¿cómo puede ser una monja, como Gertrudis la Magna, cisterciense  y benedictina a la vez? Pues resulta que la comunidad de Helfta (en la actual Alemania) era de tradición benedictina, pero de modalidad cisterciense o más bien bernardiana. Dicho cenobio nunca fue admitido jurídicamente en la Orden del Císter, pero sus moradoras se inspiraban en los escritos de San Bernardo –también en Guillermo de Sant-Thierry y Elredo de Rieval-, y la influencia del abad de Claraval, era tal en aquella época dentro de la esfera monástica, que muchos monasterios adoptaron el estilo cisterciense y entre ellos, el de Santa Gertrudis.

La comunidad femenina de Helfta contaba con la formación espiritual e intelectual de franciscanos y dominicos y destacó como un círculo avanzado de mística, pues sus monjas vivieron una espiritualidad basada en la humanidad de Cristo. En un ritmo de vida equilibrado entre liturgia, lectio divina, trabajo, fueron descubriendo a un Jesús encarnado en lo cotidiano, desarrollando una intensa vida espiritual, una frescura en el amor comunitario y una gran libertad de corazón (libertas cordis). Hablaban por ejemplo del término  “supletio” o suplencia para explicar que la Gracia de Dios suple nuestra debilidad y Santa Gertrudis la Magna escribía dirigiéndose al Señor

No he leído u oído que hubiera algo preferible a las delicias que por tu gracia conozco que preparaste tú mismo para ti en lo más íntimo de mi ser.

Ellas fueron la inspiración de la mística renana del siglo posterior de conocidas figuras  como el Maestro Eckhart, su discípulo Tauler o Jan van  Ruysbroeck.

…Y a nosotras que también nos sigan inspirando nuestras intrépidas amigas de Trasmañó ¡¡¡¡

felicidades, flores y frutos

 

Luna llena y niebla al amanecer.

En este tiempo de final del verano, en una sociedad rural, como era la de los primeros siglos de nuestra Era, la Iglesia celebra hoy el día de las Témporas de acción de gracias, por las cosechas recibidas a lo largo del año. Día de alabanza por las flores y los frutos que nos regala la Tierra y de petición ante nuestra indigencia y la inmensidad de Dios.

En la actualidad, a muchas personas el contacto con la Naturaleza le queda muy lejano y no digamos el trabajo de la agricultura. Pero lo importante, es comulgar con el espíritu de esta celebración litúrgica, descubriendo el trabajo como un valor y una práctica espiritual, que nos humaniza y nos sumerge en la Creación. ¿Y todas las personas que están en paro? Miremos a ver si podemos generar algún puesto de trabajo en nuestro entorno, aunque solo sea contratar a alguien por unas horas. Y sino, mientras tanto, hagamos nuestras tareas con plena consciencia, con alegría y “rumiando” en nuestro interior silencioso alguna palabra de salvación.

Evocando con un día de retraso, nos trasladamos a la fiesta de ayer de San Francisco de Asís, hombre de Dios, enamorado de la Naturaleza y nos lo imaginamos correteando por los paisajes de la comarca de la Umbría. Muy cerca de la ciudad de Asís, se encuentra la pequeña población de Foligno, donde vivió la mística Angela de Foligno (1248-1309). Así de actuales y profundas suenan sus palabras

Dios me atrae hacia sí. Y si digo que me atrae con dulzura o amor o cualquier otra cosa que pueda ser nombrada o pensada o imaginada, es todo falso, pues no me atrae con nada que pueda ser nombrado ni pensado por el más sabio del mundo; y si digo que es todo bien, lo destruyo.

 ¡¡ Muchas felicidades a nuestra querida Mari Paz en el día de su cumpleaños con todo nuestro amor y dulzura ¡!

santa hildegarda y la palabra encarnada

Scivias II,I

 

La imagen que nos acompaña pertenece al libro de Santa Hildegarda,  Scivias (Conoce los caminos), donde relata varias visiones. Ésta  se titulada “La Palabra encarnada” y durante la misma, la mística benedictina escucha una voz que le dice

En ti siembro mi Luz

Y el evangelio de hoy es la parábola del sembrador (Lc 8, 4-15), en la que todos somos llamados a hacer fructificar la palabra, la luz sembrada por Cristo en la tierra buena de nuestro corazón.

Siguiendo con la ilustración, en ella podemos ver, un doble movimiento. El primero es ascendente y se inicia en la parte de abajo,  donde una figura  luminosa envuelta en llamas,“transforma una pequeña masa cenagosa que yacía en el fondo del aire; la calentó hasta transformarla en carne y sangre y, al soplar sobre ella, se irguió un ser humano vivo”.En un lenguaje que nos resulta un tanto extraño, pero muy plástico, narra la creación del primer Adán, el hombre de colores de tierra y pelo canoso, del centro de la pintura. Adán después caerá, sumergido en las tinieblas y representado en la pequeña y pálida silueta de la parte superior derecha.

El segundo movimiento comienza en este Adán caído y en una dinámica descendente, es restaurado por Cristo “el lucidísimo fuego inabarcable, inextinguible, viviente todo y todo vida”. Pero como dice San Pablo en la primera carta a los Corintios (1 Cor 15, 35-37. 42-49), en la eucaristía de hoy, la vida no es lo más importante, hay más

el espíritu no fue lo primero; primero vino la vida y después el espíritu. El primer hombre, hecho de tierra, era terreno; el segundo hombre es el del cielo,

Así que del Adán terreno -figura central-, del ser vivo, surge, por el contacto con el Hombre luminoso que es el Hijo de Dios, el ser humano celestial, que ya no se puede de separar de Él.

Todo enmarcado en la Creación representada por los seis medallones del centro. Dios creó el mundo en seis días, eso significan cada círculo pequeño, círculos que podemos contemplar en las iglesias cistercienses con idéntica simbología teológica medieval.

Hildegarda conoce las fuerzas  que brotan del hecho de que Cristo haya salvado a la persona. Se trata de fuerzas que hacen fructificar sus pequeños esfuerzos diarios, sus pequeñas victorias y su discreta, pero pertinaz valentía, y que por último propician  que retorne a Dios, el cosmos maravillosamente renovado por Cristo.

?????????????

 

 

Y de hacer fructificar sabe mucho la hermana Evarista que durante todo este verano ha cultivado nuestra pequeña huerta ecológica con dedicación y cariño.

Seguro que a Hildegarda le hubiera encantado probar estos calabacines llenos de luz ¡¡¡

Guardar

edith stein: mi anhelo por la verdad era ya mi oración

Juan M2

 

Durante el verano, el monasterio se ha convertido en un centro místico-cultural, pues pudimos participar de dos momentos artísticos y  espirituales. Una tarde nos acompañó el profesor y monje cisterciense de Oseira (Ourense), Juan María de la Torre, por el claustro y la iglesia, recorriendo sus distintas estancias y descubriendo en ellas, la belleza de la arquitectura del Císter, fundamentada en la luz y la sonoridad. Edificación en roca, allá por el sigloXII, toda ella marcada por una gran funcionalidad y una esencia cristológica. Aún hoy se puede escuchar a través de la piedra, la oración  de tantos monjes, que moraron en este claustro, desde entonces.

 

Juan M1

Y también tuvimos el regalo de un pequeño gran concierto de guitarra a cargo del maestro Tony D´Arco, que interpretó bellas piezas del Renacimiento español e inglés –entre otras-, para terminar con un original preludio del compositor brasileño Heitor Villa-Lobos. Los dedos del maestro, recorrían las cuerdas del instrumento, dotados de vida propia y, en vez de una sola guitarra, parecía que estábamos escuchando como poco, un cuarteto.

 

 

Tony d´arco

 

¿Qué tal si preparamos unos salmos al son de la guitarra?……  seguro que ello nos lleva hacia la Verdad, como lo expresaba la gran mística que hoy celebra la Iglesia: Edith Stein

Mi anhelo por la verdad era ya mi oración

Escribía esta mujer buscadora de la verdad a través de la filosofía, en un primer momento, para desembocar más tarde en “el puerto de la voluntad de Dios”, según ella misma dice cuando se dirige a ingresar en el Carmelo de Colonia en el año 1933.

Sta Teresa Benedicta de la Cruz, será el nombre que adopte como carmelita, en una triple evocación: a Sta Teresa de Ávila, cuya autobiografía le fascina y después de leerla escribe: “Cuando cerré el libro exclamé: esta es la verdad”; evoca también a la espiritualidad benedictina, de la que bebe en el monasterio de Beuron, durante seis años antes de entrar en la Orden Carmelitana; y evoca, finalmente, a la cruz, tan presente en su vida –dos guerras mundiales-, hasta morir  mártir, en la cámara de gas de Auschwitz,  junto a su hermana Rosa, el mismo día de su llegada al campo de concentración.

el seno místico y profundo de maría magdalena

 

????????????????????????????????????

 

 

Una sola palabra bastó para sanar a María Magdalena y que ésta dejase de llorar: María.- Rabboni (Jn 20, 1-18). Cuando escuchó su nombre pronunciado por Jesús, la de Magdala pudo conectar con su interior y reconocerse en su verdad más profunda de mujer y seguidora de Jesús. Después podría proclamar al Resucitado a los demás. Pero antes de convertirse en anunciadora de la Verdad, tuvo que escuchar esa palabra verdadera, dirigida solo a ella, de forma personal.

San  Bernardo en el Sermón 28 del Cantar de los cantares, comentando el pasaje evangélico del encuentro de ésta  con el Señor dice,  que “el oído solo posee la verdad si percibe la palabra”. Escucha su sonoridad

Solus habet auditus verum, qui percipit verbum

Solo después de que la Palabra resuena en el vientre de María Magdalena, se  convierte en portadora de la noticia de la resurrección. A partir de ahora, ella ya no puede esperar la presencia de Jesús según los sentidos corporales, sino según la fe, y a través de su Palabra. Esto es lo que  el abad de Claraval interpreta al comentar la sentencia de Jesús: No me toques

Noli me tangere (no me toques), esto es: desentiéndete de ese sentido seductor; apóyate en la palabra y familiarízate con la fe

La fe despierta la capacidad femenina que toda persona, hombre o mujer, posee de sentirse seducida por el misterio de la Vida, encarnado en Jesús y, abrazarlo desde lo profundo de su seno; desde el silencio que rodea todo pensamiento, toda ansiedad, todo juicio. Así sigue San Bernardo en su comentario al Cantar

Prescinde pues de tu juicio, suspende tu opinión y no te fíes de la definición que puedan darte los sentidos de un misterio reservado para la fe. Ella lo definirá con mayor propiedad y certeza, porque lo comprende más plenamente. Ella abarca en su seno místico y profundo lo que se entiende por la largura, anchura, altura y profundidad.

Que el “toque” femenino de este día nos acompañe también  mañana en la fiesta de otra gran mujer, patrona de Europa, Santa Brígida.

santa trinidad,luz en la piedra desnuda

Trinidad

 

En las iglesias de las abadías cistercienses, el ábside está iluminado por tres ventanas, que simbolizan la Trinidad. Aunque en muchas ocasiones, dicho espacio sagrado está oculto tras baldaquinos o retablos pertenecientes a épocas posteriores, la finalidad arquitectónica  del Císter, era dotar a la iglesia del monasterio de la desnudez de la piedra. Desnudez que lejos de significar frialdad o sequía, nos lleva a percibir al Absoluto y a dejarnos invadir por la Luz trinitaria (ver foto del monasterio de Tulebras en el penúltimo post).

Evagrio Póntico (s IV) es el primer anacoreta que sistematizó la espiritualidad monástica  del desierto de Egipto. Sus obras son auténticos tratados de psicología práctica, de vida ascética y de oración.

Ve, vende cuanto posees y dalo a los pobres; y, tomando tu cruz, niégate a ti mismo para que puedas orar sin distracción.

Aunque nombra a la Santa Trinidad en sus escritos, profundizando en ellos, nos damos cuenta de que no tiene nada que ver con la teología trinitaria, pues en este tiempo el dogma aún está en sus comienzos. Para Evagrio, el aprendizaje hasta llegar a orar sin distracción supone todo un entrenamiento para desenmascarar pensamientos y sentimientos  –los “logismoi”-, y un camino de despojo, hasta alcanzar así una mente pura, una mente desnuda –como la piedra desnuda-, que es la única capaz de la contemplación o conocimiento del misterio Uno y Trino

Cuando las personas hayan llegado a la contemplación de lo que no está dividido, también estarán sin división.

Hildegarda de Bingen, también nos aporta su sabiduría a través de su visión de la Trinidad, en la que el Espíritu Santo  -el círculo exterior azul, como suave fuego rutilante-, envuelve al Padre –círculo dorado o luz esplendorosa-, y al Hijo –figura humana engendrada en el Padre y que representa la encarnación de Jesús-. Después. alegóricamente, habla de las tres fuerzas que hay en una piedra: húmedo vigor, consistencia tangible y fuego rutilante; que representan a las tres personas de la Trinidad respectivamente, para finalizar

Así como estas tres fuerzas se hallan en una sola piedra, la Trinidad verdadera está en la Unidad verdadera (Scivias II, 2)

 

 

sermones de adviento de san bernardo

jabones navidad

 

 

Luna llena. Estos días la luna llena nos introduce en el tiempo de Adviento, acompañada de las lecturas con tono apocalíptico, que la liturgia refiere como preámbulo a estas cuatro semanas de preparación para el advenimiento del  Señor: habrá signos  en el sol y la luna y las estrellas (Lc 21, 25-28) El mismo evangelio de Lucas durante esta semana sonaba tremendamente actual , al profetizar calamidades en el universo, que más que una profecía es un cumplimiento, por la angustia que se  está viviendo ante los últimos acontecimientos.

Pero este género literario apocalíptico, que vaticina el fin del mundo, no es utilizado en el NT con un objetivo temerario, sino todo lo contrario- aunque hoy en día nos cueste conectar con su modo de expresión-, lo que quiere despertar es la esperanza y la liberación.

Una esperanza y una liberación que no tenemos que buscarla en la realidad exterior, sino en nuestro interior, porque como dice San Bernardo,

El adviento no es una llegada de quien ya está presente; es la aparición de quien permanece oculto

En su IIIº Sermón de Adviento, el abad de Claraval nos insta a mirar hacia el corazón. Sí el Señor viene, pero no desde fuera, hay que descubrirlo cada cual en su interior y a ello nos ayuda el contacto asiduo con las Escrituras, según nos lo relata en el Vº Sermón del mismo tiempo,

Guarda así la Palabra de Dios (…) Métela en las entrañas de tu alma; que la asimilen tus afectos y tus costumbres (…) Si guardas así la Palabra de Dios, ella te guardará a ti sin duda alguna.

Algo muy parecido anotaba en su diario la mística judía Etty Hillesum, refiriéndose a las sabias palabras de su maestro, que para ella eran como palabra de Dios,

…si uno viviese realmente dejando que estas pocas palabras penetraran en su carne y en su sangre, se convertiría en un ser humano diferente.

¡Ah¡ ya están listos nuestros jabones de glicerina para Navidad, recién salidos del horno, ñam, ñam, …

 

la escuela de helfta: Sta Gertrudis y Sta Matilde

 

Gertrudis

 

 

Hace dos días, el 16 de Noviembre, celebrábamos la fiesta de Santa Gertrudis La Magna, y dentro de dos días, el 19, celebraremos la de Santa Matilde de Hackeborn.

Matilde fue la maestra de novicias de Gertrudis, y las dos pertenecían a la comunidad del Monasterio de Helfta, también llamadoEscuela de Helfta”, por la intensa actividad científica y la profunda vida espiritual que allí se llevaba.

La teología de esta “Escuela de Helfta”, es totalmente experiencial, positiva: “Teología de la Gracia”; es una alternativa femenina a la teología masculina de entonces que era puramente discursiva.

Gertrudis fue la gran representante de esta teología, que tenía en cuenta:

  1. El lenguaje metafórico.
  2. La integración de los sentidos.
  3. La experiencia muy concreta de Dios.

 

En Helfta se da también un elemento muy actual: Un proyecto comunitario común, orientado hacia lo esencial, que es la búsqueda de Dios. Como dice Gertrudis

Un Dios Amor-Ternura capaz de transformar nuestras vidas.

Matilde es la artífice callada de este corazón común que moviliza a todos los miembros del cuerpo monástico.

Para la realización de este proyecto, en la vida de cada hermana y en el conjunto de la comunidad, se ponen en juego todos los medios necesarios:

1.Preparación cultural (illuminatio mentis), libros, estudios, copia de las tradiciones

2.Intensa vida espiritual y litúrgica comunitaria (adhaesio cordis).

3.Una vibrante vivencia de la vocación monástica, que llenaba los claustros helftianos con una frescura siempre joven por el amor (actuatio caritatis)

 

Escribe el P. Raymond

Siempre es divertido descubrir lo viejo que es lo nuevo. En nuestro siglo XX todo el mundo religioso fue removido por doctrinas que parecían y sonaban como nuevas: Teresa de Lisieux nos proporcionó la “Infancia espiritual”; Isabel de la Trinidad la “alabanza de gloria…”

Todas estas doctrinas, aparentemente nuevas, se encuentran, no en semilla, fijaos bien, no en tierno brote, sino en una flor completamente abierta, en las cistercienses del siglo XIII, Matilde de Hackeborn y Gertrudis la Grande, y son flores típicamente benedictinas, pues brotan de la vida litúrgica y están profundamente arraigadas en el Oficio Divino y la Eucaristía.

Y  las monjas de Helfta  también crecieron porque seguro que cortaban el césped con  pasión !!

Sta Hildegarda de Bingen, un día hablé en visión a mis amigos (sal 88)

Scivias II,I

 

Un  17 de Septiembre, como hoy, pero del año 1179, moría en el monasterio de Rupertsberg, Hildegarda de Bingen, y el cielo dibujó un doble arco iris, como queriendo regalarle a esta indescriptible monja benedictina, su última visión.

Hildegarda fue ante todo una visionaria, que supo plasmar la mística revelada a través de sus escritos, de sus pinturas y de su música, pero sobre todo con  su vida y ejerciendo la sanación integral de las personas. Ella dice de sí misma que apenas tiene conocimiento de las letras y que recibe la inspiración

despierta de cuerpo y mente en los misterios celestes, lo vi con los ojos  interiores de mi espíritu y oí con los oídos interiores, y no en sueños, ni en éxtasis

Hildegarda solía decir una palabra que para ella significaba la esencia misma de la vida en cuanto burbujeo, metamorfosis y creación: verdor. En todas partes hay verdor, por eso no encanece el mundo. Y establecía una potente relación entre virgen y verdor – virgo et viriditas-, ambas tienen la misma raíz y viven de la Luz. La Luz viviente  inunda sus visiones y  confiere la primera cualidad a una virgen: su espléndida concentración; y da sentido a  viriditas, que además de verdor, también tiene las acepciones de frescor, vigor, fortaleza, lozanía.

Esa luz resplandeciente, claridad, reflejo o resplandor,  es la Presencia de Dios

Yo que soy el Yo sin origen, y en que todas las cosas tienen su comienzo y que soy yo el Anciano de los Días (Dan 7,9) digo: Yo soy el día de mi mismo, un día cuyo brillo no viene del sol, sino que Él causa su brillo al sol.

Dios ha sembrado su Luz en cada uno de nosotros, palabras de luz…

Concédenos Señor, a ejemplo de Santa Hildegarda, doctora de la Iglesia, la sabiduría de la Naturaleza, de los colores y de la música y como seres de la Luz, absorber esa luz y transformarla en aliento de vida. Por Nuestro Señor Jesucristo….

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies