felicidades, flores y frutos

 

Luna llena y niebla al amanecer.

En este tiempo de final del verano, en una sociedad rural, como era la de los primeros siglos de nuestra Era, la Iglesia celebra hoy el día de las Témporas de acción de gracias, por las cosechas recibidas a lo largo del año. Día de alabanza por las flores y los frutos que nos regala la Tierra y de petición ante nuestra indigencia y la inmensidad de Dios.

En la actualidad, a muchas personas el contacto con la Naturaleza le queda muy lejano y no digamos el trabajo de la agricultura. Pero lo importante, es comulgar con el espíritu de esta celebración litúrgica, descubriendo el trabajo como un valor y una práctica espiritual, que nos humaniza y nos sumerge en la Creación. ¿Y todas las personas que están en paro? Miremos a ver si podemos generar algún puesto de trabajo en nuestro entorno, aunque solo sea contratar a alguien por unas horas. Y sino, mientras tanto, hagamos nuestras tareas con plena consciencia, con alegría y “rumiando” en nuestro interior silencioso alguna palabra de salvación.

Evocando con un día de retraso, nos trasladamos a la fiesta de ayer de San Francisco de Asís, hombre de Dios, enamorado de la Naturaleza y nos lo imaginamos correteando por los paisajes de la comarca de la Umbría. Muy cerca de la ciudad de Asís, se encuentra la pequeña población de Foligno, donde vivió la mística Angela de Foligno (1248-1309). Así de actuales y profundas suenan sus palabras

Dios me atrae hacia sí. Y si digo que me atrae con dulzura o amor o cualquier otra cosa que pueda ser nombrada o pensada o imaginada, es todo falso, pues no me atrae con nada que pueda ser nombrado ni pensado por el más sabio del mundo; y si digo que es todo bien, lo destruyo.

 ¡¡ Muchas felicidades a nuestra querida Mari Paz en el día de su cumpleaños con todo nuestro amor y dulzura ¡!

semana de pasión

 

Entrando ya en la Semana de Pasión que precede a la Semana Santa, nos llega un cuento de los indios de América, donde el Sol bien podría ser Cristo, en su abajamiento o Kénosis, para después resucitar y resucitarnos con Él.

El sol enamorado de  la hija de un jefe que ha rechazado a todos los pretendientes, desciende a la tierra como un muchacho enfermo, casi ciego, de sórdida pobreza. Le acompaña una estrella que se encarna como una miserable vieja, abuela del muchacho. El jefe propone unas difíciles pruebas para quienes aspiran a la mano de su hija; el miserable muchacho, aunque enfermo y acostado en su colchón, es contra toda previsión el único en superarlas. La hija del jefe va a casa como esposa, a pesar de su repugnancia, por fidelidad a la palabra de su padre. El desdichado muchacho se transforma en un príncipe maravilloso y transforma a su esposa haciendo de oro sus cabellos y vestiduras.

En otro cuento una calabaza se transforma en carroza, pero en nuestra huerta ecológica las calabazas que cultiva con tanto cariño la hermana Evarista se convierten en un exquisito cabello de ángel. Comenzaremos saboreando la Semana Santa, el próximo Domingo, 9 de Abril, que será el Domingo de Ramos, y celebraremos la eucaristía a las 11,00 h con la procesión de los ramos por el claustro.

prados, ríos, arboredas

User comments

 

“Prados, ríos, arboredas”,…..Así canta la poetisa gallega Rosalía de Castro, en su poema Adiós ríos, adiós fontes, rememorando la Naturaleza celta de su aldea. Y de arboledas se trata,  en esta semana que hemos comenzado una limpieza de la carballeira (robledal) del monasterio. Algunos eucaliptos habían crecido demasiado y peligraban el cementerio y la fábrica nueva de jabones. Todo un arte, el de derribar árboles, cuidando no dañar las especies nobles vecinas. Cada vez que cae uno de estos “gigantes” de la Naturaleza a alguna hermana se le encojen las entrañas, mientras que a otra el sonido de la motosierra y el trabajo entre la madera le resulta muy familiar.

Evoquemos a San Bernardo

El árbol de la vida únicamente está en el paraíso, y no es posible hallarlo fuera. Allí hunde sus raíces; allí está su lugar; allí extiende sus ramas y da fruto.

No hay nada que temer, el árbol de la vida sigue en pie, como nuestra ancestral carballeira, salpicada de castaños, acebos, alisos, tejos,….., y las primeras setas ¡¡¡.

santa hildegarda y la palabra encarnada

Scivias II,I

 

La imagen que nos acompaña pertenece al libro de Santa Hildegarda,  Scivias (Conoce los caminos), donde relata varias visiones. Ésta  se titulada “La Palabra encarnada” y durante la misma, la mística benedictina escucha una voz que le dice

En ti siembro mi Luz

Y el evangelio de hoy es la parábola del sembrador (Lc 8, 4-15), en la que todos somos llamados a hacer fructificar la palabra, la luz sembrada por Cristo en la tierra buena de nuestro corazón.

Siguiendo con la ilustración, en ella podemos ver, un doble movimiento. El primero es ascendente y se inicia en la parte de abajo,  donde una figura  luminosa envuelta en llamas,“transforma una pequeña masa cenagosa que yacía en el fondo del aire; la calentó hasta transformarla en carne y sangre y, al soplar sobre ella, se irguió un ser humano vivo”.En un lenguaje que nos resulta un tanto extraño, pero muy plástico, narra la creación del primer Adán, el hombre de colores de tierra y pelo canoso, del centro de la pintura. Adán después caerá, sumergido en las tinieblas y representado en la pequeña y pálida silueta de la parte superior derecha.

El segundo movimiento comienza en este Adán caído y en una dinámica descendente, es restaurado por Cristo “el lucidísimo fuego inabarcable, inextinguible, viviente todo y todo vida”. Pero como dice San Pablo en la primera carta a los Corintios (1 Cor 15, 35-37. 42-49), en la eucaristía de hoy, la vida no es lo más importante, hay más

el espíritu no fue lo primero; primero vino la vida y después el espíritu. El primer hombre, hecho de tierra, era terreno; el segundo hombre es el del cielo,

Así que del Adán terreno -figura central-, del ser vivo, surge, por el contacto con el Hombre luminoso que es el Hijo de Dios, el ser humano celestial, que ya no se puede de separar de Él.

Todo enmarcado en la Creación representada por los seis medallones del centro. Dios creó el mundo en seis días, eso significan cada círculo pequeño, círculos que podemos contemplar en las iglesias cistercienses con idéntica simbología teológica medieval.

Hildegarda conoce las fuerzas  que brotan del hecho de que Cristo haya salvado a la persona. Se trata de fuerzas que hacen fructificar sus pequeños esfuerzos diarios, sus pequeñas victorias y su discreta, pero pertinaz valentía, y que por último propician  que retorne a Dios, el cosmos maravillosamente renovado por Cristo.

?????????????

 

 

Y de hacer fructificar sabe mucho la hermana Evarista que durante todo este verano ha cultivado nuestra pequeña huerta ecológica con dedicación y cariño.

Seguro que a Hildegarda le hubiera encantado probar estos calabacines llenos de luz ¡¡¡

Guardar

pentecostés: el beso del espíritu santo

Frutos del ES

 

Mañana celebraremos la Vigilia de Pentecostés a las 19,00h, integrada en la oración de las Iª Vísperas de esta solemnidad.  Nos reuniremos para dejar que, como decía la oración del Jueves de la VIIª semana de Pascua

 el Espíritu del Señor nos penetre con su fuerza

y experimentar lo que describe místicamente San Bernardo en su Sermón 8º del Cantar de los cantares

Con razón la esposa, cuando busca al amor de su alma (…) pide un beso, es decir, el Espíritu Santo, de quien recibe a un tiempo el gusto de su ciencia y el condimento de su gracia. Justamente esa ciencia que se infunde  con ese beso, se recibe con amor, porque el beso es señal del amor. Mas la ciencia que engríe, por carecer de amor, no nace de un beso.

Estamos todos invitados a recibir ese beso del Espíritu de sabiduría e inteligencia y a compartir sus frutos.

¡¡Los pomelos son de nuestra huerta!!

¿qué hago?cultivar la vida

Jorge hesicasta

 

Por su aspecto de barbas largas y ojos profundos, podía ser un monje del Monte Athos (Grecia), pero no solo por eso, sino sobre todo por su búsqueda de Dios y por su amor al Silencio. Se trata de Jorge Costas Solla, un joven de Nigrán (Pontevedra), que ha estado en nuestra hospedería.

Jorge cultiva la tierra y hace pan, o mejor cultiva la vida como él dice, cuando le preguntan que a qué se dedica, pues

 la tierra me cultiva a mí y aprendo mucho  de la armonía de la Naturaleza, que es un reflejo de las dinámicas de mi interior.

 Además practica el silencio y la oración- según el más genuino abandono de Charles de Foucauld-,  y pertenece al grupo de Amigos del Desierto que anima Pablo d´Ors. Todo lo que Jorge recibe por las mañanas, meditando mientras ordeña sus cabras o trabajando su corazón cuando hace silencio, por las tardes lo da a los demás, ayudando en una residencia de ancianos, guiando un grupo de meditación o repartiendo los productos de su huerta.

Se vive receptivo, abierto, aceptando, perdonando -a sí mismo y a los demás-, bendiciendo. “Todo se me da”, exclama ahora, después de una larga travesía – desde su adolescencia hasta hoy-, en el comunismo y el anarquismo, y más tarde en la tradición hindú, para llegar al puerto de la persona de Jesús y volver a la Iglesia.

Jorge lleva una existencia sencilla y su mirada contemplativa le ha conducido a utilizar un método de agricultura desarrollado por el sabio japonés Fukuoka, que consiste en adaptar los cultivos a los ritmos naturales de la Tierra, sin forzarla, intercambiando vida entre el agricultor y las plantas y teniendo tiempo para pintar o escribir poesía.

Para Jorge  el hesicasta – se dice de quien practica y transmite el sosiego, la paz-, la contemplación es como “estar en casa” y utiliza lo mínimo las nuevas tecnologías, ¡eso que estudió un ciclo superior de informática!

A través de los ordenadores no hay presencia en las relaciones humanas.  Y lo mismo pasa con Dios: Dios es relación y si esa relación no existe, tampoco existe Dios.

La espuma de la paz

Ositos de jabón

 

Es el tiempo de la poda de las camelias, de cortar el césped, de transplantar la caléndula, de la recolección de la salvia y de abonar los naranjos. Es el tiempo de mimar la tierra, de cuidar el campo haciendo de él un hogar acogedor. Es el tiempo de mirar al cielo azul intenso y de descansar.

La Ascensión, la Resurrección y Pentecostés constituyen una misma realidad, que el tiempo litúrgico pascual celebra en momentos distintos, para podernos zambullir en su misterio, y despacio, saborearlo. Misterio que nos habla, a través de la persona de Jesús, de vivir en plenitud, como vivió Él.

Nos preparamos para recibir el Espíritu que nos asienta en la verdad y desenmascara a nuestro falso yo. A veces oímos a ese falso yo que nos dice: cuando todas las cosas estén en su lugar, entonces encontrarás la paz. Sin embargo, el espíritu dice: encuentra la paz y todas las cosas estarán en su lugar.

Ya en el s. XII, el abad cisterciense Guillermo de Saint-Thierry, nos anima a sentir ese espíritu, ruah, a través de nuestra respiración y en su tratado “Naturaleza del cuerpo y del alma” escribe

El alma vive de Dios, suspirando sólo por Él, y aspirándole sólo a Él, como el cuerpo vivo aspira el aire. Permanece toda en Dios por un afecto fiel, tiene en sí a su amado que habita en ella con su obrar omnipotente, y llega a ser un espíritu con Él

Si los ejércitos del mundo fueran de ositos de jabón, el planeta estaría lleno de espuma…, de la espuma de la paz.

Celebraremos la VIGILIA DE PENTECOSTÉS el sábado 23 de MAYO  a las 19,00h

Monotonía de lluvia…

 

lluvia

Monotonía de lluvia tras los cristales…decía Machado. Hay mañanas en que no amanece. La brétema galega colorea de blanco todo el paisaje y lo mantiene como entre algodones. Pero hemos de sacudirnos la saudade. La huerta sufre. Los saben las más ancianas. Dicen: ha bajado la peste. Porque la peste baja hasta que acampa en el agujero del valle y se queda. Y es una peste para las plantas, que se ponen feas y llenas de enfermedades. Así que, después del rezo de Tercia nos hemos cogido la mochila de fumigar y a la tarea. ¿Fumigar? ¿Se puede fumigar en un huerto ecológico? Se puede…ortiga, cebolla, aceite de neem…y hoy…tabaco. Una amiga fumadora nos guardó las colillas durante un mes y las tuvimos macerando en agua por espacio de dos días. Esta mañana lo hemos colado y listo!.

pulverizar

Aunque llevamos ya días sin ver el sol, el invernadero intercepta cada rayo y lo proyecta sobre los tomates y pimientos…a pesar del día que hace ¡están sonrosaditos!

cosecha

Y de vuelta al Monasterio, un rico aperitivo. Los higos son un fabuloso tónico para todas las personas que hacen un gran esfuerzo físico o intelectual. Es verdad que tienen muchas calorías pero lo compensan con su gran contenido en fibras, sales y agua. Y aunque no seas deportista, ni intelectual, ni estés en edad de crecer…unos poquitos (y si es posible cogidos del árbol) no le pueden hacer mal a nadie.

Higo

De pepino a pepinillo

 

Pepinillo

El otoño ha entrado en este pequeño monasterio, con sus días cambiantes y su ritmo más pausado. En esta temporada aprovechamos para hacer conservas con los excedentes de la huerta. Es una actividad que tiene para nosotras un gran sabor a sencillez rural. La crisis económica ha despertado en muchos de nosotros el deseo de llevar una vida más consciente, más comprensiva del valor de las cosas, menos expuesta a la cultura malsana del “usar y tirar”. La huerta es un medio formidable para reconocer la sabiduría implícita en la tierra, en las estaciones…el ritmo de la naturaleza tiene mucho que ver con nuestro propio ritmo; escucharlo es estar más vivos, más felices.

Este verano ha sido tremendamente generoso en sol y junto con la humedad (nuestra eterna compañera) la cosecha de pepino ha sido más abundante que nunca. El trabajo de este año también ha sido más intenso, por eso no hemos podido tener ciertas delicadezas hacia esta cucurbitácea. Sí, otros veranos recogíamos lo pepinos chiquititos y los envasábamos en tarros de cristal con agua, vinagre y sal. Este año hemos optado por una fórmula menos selecta pero igualmente sabrosa. Los pepinos, en su tamaño natural, troceados y limpios de pepitas.

Para hacerlo siguiendo la guía de un maestro en horticultura, John Seymour, debes emplear 4,5 litros de vinagre por 7 de pepinillos. Previamente los has tenido en salmuera para que suelten el agua excedente. Entonces, es el momento de cocer el vinagre vertiendo los pepinillos para que hiervan durante dos minutos. Al finalizar, se escurre el vinagre y se embotan, bien apretados,  en tarros esterilizados. Antes de cerrar el tarro, se les vuelve a echar vinagre hirviendo, se cierran herméticamente y se meten durante diez minutos en agua hirviendo para sellarlos al vacío. Para que estén más suaves, se mezcla algo de miel o de azúcar con el último vinagre que se les echa.

Si no tienes huerta en casa, ni tampoco una terraza en la que plantar tus hortalizas, siempre puedes comprar los pepinos en la tienda de la esquina y embotarlos en casa. En un par de meses estarán listos para comer…a tu gusto y sin conservantes artificiales.

Bodegón…ecológico

 


temporas

En la Iglesia Católica se celebran hoy las Témporas de acción de gracias y petición, que tienen su origen en la muestra de agradecimiento del pueblo por las cosechas recogidas a principios del otoño. Nosotras hemos querido presentar en el altar algunos frutos recogidos en el huerto: calabaza de cacahuete, pimientos morrones, pimientos italianos, tomates, judías, apio…y flores.

Optar por un huerto ecológico requiere observación e investigación. Este año, además del caldo derivado de la maceración de la ortiga y la cebolla (purín de ortiga y purín de cebolla), ambos pesticidas y fertilizantes naturales, hemos puesto a prueba la resistencia del pulgón en la judía, rociando la planta con aceite de neem. Este fue un consejo que amablemente nos proporcionó un monje de Poblet, quien además nos recomendó el bacilus turigiensis para combatir el gusano de los repollos. Nuestro repollos, los pobres que no fueron rociados con el bacilus, han sido pasto de los gusanitos…unos gusanitos grises que solo salen por las noches. Sí…a eso se le llama actuar con nocturnidad y alevosía. En efecto, no hemos tenido buenos repollos este año (para regocijo de algunas hermanas) pero los tomates, los pimientos, las lechugas, los calabacines…y las calabazas han sido el orgullo de las hortelanas y la satisfacción de los muchos huéspedes que vienen de ciudades donde un tomate es igual a otro tomate y a otro…y a otro!

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies