un viejo tronco llamado simeón

 

Mañana celebraremos la fiesta litúrgica de la Presentación del Señor y nos llegan las palabras iluminadoras del abad cisterciense Guerrico de Igny (s XII), para entrar en ella con el corazón esponjado

Ved como arde el cirio en las manos de Simeón. Encended también vuestros cirios con aquella luz.  Me refiero a las lámparas que el Señor manda que tengamos encendidas en nuestras manos. Acercaos a Él y quedad iluminados, no llevéis solo las lámparas en vuestras manos, sino sed vosotros mismos lámparas que arden por dentro y por fuera, para vosotros y para el prójimo. ¡Que la lámpara esté en el corazón, y en las manos, y en los labios¡ ¡La lámpara en el corazón luzca para vosotros; la lámpara en las manos o en vuestros labios ilumine a vuestro prójimo¡ La lámpara del corazón es la piedad de la fe; la lámpara de las manos es el ejemplo de la acción; la lámpara en los labios es la palabra de edificación.

También el corazón, las manos y los labios de este viejo árbol están iluminados, porque hunde sus raíces en el torrente de agua viva que atraviesa el monasterio y porque con el tiempo, entre su arrugado tronco, da cobijo y abraza tiernamente a hongos trepadores, musgos y líquenes, débiles telas de araña,… como el anciano Simeón que tomó al Niño en sus brazos.

Así que, si queréis encender en vosotros tantas lámparas, acercaos a la fuente de la luz y quedad iluminados; quiero decir que os acerquéis a Jesús, que brilla entre las manos de Simeón.

el objetivo de una carta es …

 

El objetivo de una carta es dirigirse a los ausentes como si estuvieran presentes, y reunir en un mismo amor a los que la distancia separa (Esteban Harding)

Y así, Esteban Harding, unos de los tres Padres fundadores de Císter junto con Roberto y Alberico, cuya solemnidad hoy celebramos, nos dejó un legado en forma de CARTA, que constituye el documento jurídico por excelencia de la Orden y representa el vínculo de todas las comunidades que pertenecemos a ella.

Viendo como “El Nuevo Monasterio” –Císter- empezaba a extenderse, el Abad Esteban, hombre de palabras afables, semblante risueño, y siempre alegre en el Señor, vio la necesidad de redactar un documento que también sirviera de legado y cuidado solícito para las futuras generaciones de monjes.

Quiso denominarlo CARTA DE CARIDAD. En él se establecía, cómo, de qué manera, y con qué caridad permanecerían indisolublemente unidos sus monjes, dispersos físicamente en las Abadías de las diversas regiones.

Su redacción pasó por diferentes etapas.

Una primera proviene del documento de fundación de la Abadía de Pontigny, sin fecha, y a la que se denominó “Carta Caritatis et Unanimitatis”.

La segunda se denominó CARTA CARITATIS PRIOR, fechada en 1118 y aprobada mediante Bula correspondiente, por el Papa Calixto II, durante su primer año de pontificado, el 23 de diciembre de 1119.

¿Por qué llamarla Carta de Caridad?, porque en la relación entre abadías madres e hijas, no se pretendía ningún tipo de impuesto que no fuera la caridad, ni otro beneficio que no fuese el bien espiritual y temporal de todos los hermanos.

En ella se establece la observancia, en todo, de la Regla de San Benito; que se utilicen los mismos libros y se tengan las mismas costumbres; una visita anual de la Abadía madre a las Abadías hijas; y que una vez al año todos los abades se reúnan en el “Nuevo Monasterio” para tratar del progreso espiritual de las comunidades, ver si hay algo que enmendar, corregir o añadir respecto a la puesta en práctica de la Regla de San Benito y la marcha de la Orden, y para el restablecimiento de la paz y la caridad mutua, si fuera necesario.

¡Este año, pues, estamos de fiesta! ¡Celebraremos los 900 años de la redacción de la CARTA CARITATIS PRIOR! Y el año próximo la continuaremos con la celebración de los 900 años de su aprobación.

Queremos seguir renovando, cada día, el gozo y la alegría de la fraternidad compartida.

Como nos legó Esteban parafraseando el texto de San Pablo

No tengáis deudas con nadie, a no ser la del amor mutuo (Esteban Harding)

¡¡ FELICIDADES A QUIENES BEBEMOS DE LA FUENTE DEL CÍSTER ¡¡

homenaje a la escritura de un diario

 

Hoy se celebra la fiesta de San Antonio Abad, padre de los monjes de Egipto. El  monacato cristiano nació en el s.IV en Egipto, Palestina y Siria, a la vez, pero  solo el que se desarrolló en los desiertos del primero, pasó a Occidente. En las fuentes del monaquismo nos encontramos con la “Vita Antonii”, texto escrito por el patriarca de Alejandría, San Atanasio – en contra de la herejía de los arrianos-, en el que relata la vida y la espiritualidad de los primeros habitantes del desierto en la figura de San Antonio.

En el punto 55 el Abad Antonio recomienda a sus discípulos que escriban todos los pensamientos y sentimientos, porque así se quedan en el papel y no cargan sobre los demás:

Tomemos nota y pongamos por escrito nuestras acciones y los impulsos del alma, como si tuviéramos que dar cuenta los unos a los otros (…)Pongamos por escrito nuestros pensamientos como para confiarlos a otros, y nos veremos más libres de los pensamientos impuros(…)Que el escribir nuestra vida sea el ejercicio que supla las miradas de los compañeros, para que al avergonzarnos de escribir estas cosas, como nos ruborizamos de ser vistos por otros, no brote nada malo de nuestra mente.

Vemos que esta práctica espiritual de escribir un Diario, es tan antigua como eficaz a la hora de sanar el corazón, pues no se trata tanto de redactar acontecimientos, que pasan a segundo plano, como de desvelar lo secreto de alma y hacerlo consciente a través del papel en blanco. Así la escritura se convierte en fuente de revelación y podemos beber de nuestro propio pozo que es la vida interior.

Un dato curioso: El Zen se iniciaba en China cuando la gran era de los Padres del Desierto se aproximaba a su fin en Egipto, como si el silencio y la soledad y el contacto desnudo con el Absoluto se resistiesen  a desparecer y tomasen otra forma de expresión, para con el paso de los siglos, retornar a Europa.

Como los pimientos picantes que cultiva la hermana Evarista se secan en la cocina, así se secaba la piel de los primeros habitantes del Desierto, pero su alma era un huerto regado, penetrada por el Dios vivo.

una estrella con su blanca luz…

 

“Una estrella con su blanca luz, nos conduce hasta Jesús”.

Hoy celebramos la Epifanía del Señor que rigurosamente, su etimología es:   epi =sobre y fanía= manifestación, es decir, el Señor se nos manifiesta como la estrella sobre el portal de Belén. Pero en este día, la liturgia no solo hace referencia al misterio de la manifestación del Señor a los Magos de Oriente, sino también a su manifestación en las aguas del Jordán, en su Bautismo y en las bodas de Canaán, al convertir el agua en vino.

Así lo relata San Bernardo en su Sermón 4º de la Epifanía

Tres son los motivos que nos impulsan a celebrar esta festividad. En este día, una estrella nueva anunció el nacimiento nuevo del rey y guió a tres Magos de Oriente hacia Belén para adorar allí a Cristo. Con sus místicos regalos reconocieron en el oro al rey; en el incienso a Dios y en la mirra al ser humano.

En este mismo día, Cristo Jesús, al cumplir los treinta años, se presentó a Juan el Bautista para practicar la justicia perfecta; no se sometió el menor al mayor, ni el igual al igual, sino el supremo al más pequeño. El esclavo bautizó al Señor; el discípulo al maestro; la criatura de barro a su alfarero; el impuro al puro; el ser humano a Dios.

Un año después, coincidiendo en las mismas fechas según se cree, transformó el agua en vino (…) Con este milagro manifestó su gloria.

 

¡¡ FELIZ AÑO 2018, QUE COMENCEMOS CON LOS OJOS ABIERTOS PARA VER AL SEÑOR !!

como el grano de mostaza o la levadura en la masa …

 

A las puertas de celebrar al Apóstol Santiago, hemos terminado las jornadas monásticas, donde las participantes  – y el participante-, han podido compartir la vida de las monjas durante tres días.

Hemos trabajado y  orado la Liturgia de las Horas juntas, también hubo momentos de oración silenciosa en contacto con la Naturaleza, y charlas impartidas por algunas hermanas, sobre distintos valores del monacato.

 

 

 

Como la maternidad, la vida espiritual abre el apetito, así que comieron abundantemente y también durmieron bien, pues el ritmo monástico,  no es  estresante, pero sí intenso. Han sido unos días como el grano de mostaza o la levadura en la masa, es decir, pequeñas dosis de espiritualidad, pero muy potentes, que ahora hay que dejar crecer y fermentar en el entorno de cada cual.

 

¡Os deseamos un día de Santiago “cheo de ledicia” (lleno de alegría)¡… como han sido estas jornadas de sonrisa permanente

 

san benito: sostuvo los brazos en alto hasta la puesta del sol

 

Mañana, la familia benedictina y cisterciense estamos de enhorabuena por la celebración de la Solemnidad de San Benito. Si quieres sumergirte en la sabiduría monástica de este Patrón de Europa, te recordamos la convocatoria de una experiencia monástica de tres días (del 21 al 23 de julio) con nosotras.

El hagiógrafo suizo Walter Nigg, en el siglo pasado, fue uno de los primeros en evitar las descripciones dulzonas y abrirnos el camino hacia la compresión de la verdadera naturaleza de los santos. En su libro “La esperanza de los santos”, escribe

Ya cercano a la muerte, San Benito se incorporó del lecho de su enfermedad y se mantuvo de pie ayudado por sus discípulos, porque ya las fuerzas le abandonaban. En pie, como los orantes, con las manos alzadas hacia el cielo, y en medio de oraciones exhaló  el santo su último aliento, el año 550.

Morir de pie es sumamente raro y por eso causa tanta impresión ¿Qué quiere decirnos con ello San Benito? Pensaba sin duda en la vigilancia que debe mantener la persona hasta el postrer instante.

Nos viene a la memoria el pasaje del Éxodo en el cual Moisés alzando los brazos, invocando a Yaveh, hacía que los israelitas ganasen la batalla contra los amalecitas, y si los bajaba, perdían. Como se cansaba, Aarón y Jur, le sostenían los brazos, uno a cada lado y así  “sostuvo los brazos en alto hasta la puesta del sol” (Ex 17,12), hasta que derrotando a sus enemigos.

En el monacato medieval, era muy frecuente la semejanza entre Moisés y San Benito, pues la fiesta del patriarca de Occidente, caía normalmente durante la Cuaresma, tiempo litúrgico en el que las lecturas hablan de Moisés. Así, el abad cisterciense del s XII, Guerrico de Igny, comenta que ambos patriarcas fueron legisladores, sin embargo

Moisés, por la dureza de corazón de los israelitas les dio unas leyes; y San Benito, solo ha dado la pureza evangélica y una norma de vida muy simple; (…) escribió una regla perfecta de vida, diáfana en la expresión, notable por la discreción. (Sermón 4 en la Festividad de San Benito)

En los Sermones sobre el Cantar de los Cantares, San Bernardo habla del encorvamiento de la persona, porque vive desconectada de sí misma. Hemos sido creadas a imagen y semejanza de Dios, pero nos hemos ido a vivir a la región de la desemejanza por el mal y el pecado. Pero la persona encorvada –no solo por fuera, sino también por dentro-, está llamada a convertirse en un ser erguido, que camina entre el cielo y la tierra. Es decir, a recuperar su unidad, teniendo en  Cristo el modelo y la gracia para este dinamismo de transformación radical.

Aunque Dios le dio al ser humano un cuerpo que se mantiene erguido, esta rectitud corporal de la persona, en su constitución exterior y de una materia más vil, quizás sea para advertirle que, como hecho a imagen de Dios, debe mantener su espíritu erguido en rectitud (…) ¿Habrá deformidad mayor que llevar un alma encorvada dentro de un cuerpo bien erguido? (quam curvum recto corpore genere animum)

Ya sabes a caminar con rectitud, con la verticalidad del poste de la foto en donde puedes descubrir, si miras con atención, al pajarito de San Ero.

tres días de experiencia monástica

 

Te invitamos a que puedas tener una experiencia de vida monástica durante tres días en nuestro monasterio. Podrás orar y trabajar con las monjas, habrá alguna charla sobre temas monásticos desde la experiencia y, momentos de oración silenciosa. Será un grupo pequeño con la oportunidad de conocer más de cerca los tesoros del monacato. El encuentro está abierto a participantes de ambos sexos, pero las plazas son limitadas.

Fechas: 21-23 de Julio del 2017

Llegada: Jueves 20 de Julio antes de las 18,30 h

Salida: Lunes 24 de Julio por la mañana

Para más información contactar con:

Teléfono 659 015 229 Hna Paula Téllez González

Email: paula.armenteira@gmail.com

Thomas Merton dice que

Las palabras de Cristo se convierten en el indecible latido de un Corazón, dentro del corazón de la propia vida.

 

Que hoy, en la Solemnidad del  Corazón de Jesús, el latido del mundo vaya al unísono con el de Cristo, pues son un solo corazón.

corpus christi : miel en la boca, melodía en el oído, júbilo en el corazón

 

A primera hora de la mañana los vecinos de Armenteira ultimaban la alfombra de flores para celebrar hoy el día del Corpus Christi en todo su esplendor, ya que hoy, el  sol  resplandece en Galicia, algo inusual por esta época del año.

El atrio florido del monasterio acogerá la procesión de esta solemnidad, que las palabras de San Bernardo  iluminan para vivir este misterio, no solo desde las devociones, sino también desde la profundidad de nuestra  fe

El nombre de Jesús no es solo luz, también es alimento. ¿No te sientes reconfortado siempre que lo recuerdas?¿Hay alguien que sacie tanto el espíritu de quien lo medita?¿O que pueda reparar tanto las fuerzas perdidas, fortalecer las virtudes, incrementar los hábitos buenos y  honestos, fomentar los afectos limpios? Todo alimento es desabrido si no se condimenta con este aceite; insípido, si no se sazona con esta sal. Lo que escribas me sabrá a nada, si no encuentro el nombre de Jesús. Si en tus controversias y disertaciones no resuena el nombre de Jesús, nada me dicen. Jesús es miel en la boca, melodía en el oído, júbilo en el corazón.

Y si quieres vivir permanentemente con ese júbilo en el corazón, es mejor que te pongas unas zapatillas, en vez de intentar alfombrar el mundo. Aunque hoy, estaría muy bien, que colaborásemos en la confección de estas preciosas alfombras florales.

triduo pascual: primera luna llena de primavera

 

Todos los cristianos sabemos que en la fiesta de la Pascua, la fiesta más grande del calendario litúrgico de la Iglesia, celebramos la muerte y resurrección de Jesús. Sin embargo, la Pascua cristiana, tiene como base la Pascua judía y ésta, a su vez, hunde sus raíces en una fiesta de origen ancestral unida a la Naturaleza. Por tanto, son tres los niveles que aquí se encuentran, cada uno de los cuales engloba al anterior y lo enriquece con un significado y contenido más profundo.

Los pueblos primitivos, después de sobrevivir al crudo invierno, celebraban la llegada de la primavera, habían pasado un año más y era de agradecer a los dioses, la supervivencia –a un nivel biológico-, lo más básico de la persona, común a plantas y animales. Pero tiempo más tarde, cuando el pueblo de Israel se vio liberado de la esclavitud de Egipto, por la acción de Yavéh (Ex 3, 7s; 12, 31-32), en una noche de luna llena que iluminaría los pasos de los israelitas en su salida de Egipto, la fiesta de la primavera se convirtió en la fiesta de la libertad; a celebrar en la primera luna llena de primavera. Ya tenemos un nivel más profundo, celebramos el vivir como personas, dotadas de libertad, que nos diferencia del resto de los seres vivientes.

Y en un tercer estrato, con el paso de Jesucristo de la muerte a la vida, en la Pascua cristiana, celebramos que nuestra condición humana, está a la vez unida a lo divino. Estamos llamadas a no permanecer  en la muerte –en el ego, en el pecado-, sino a declinar hacia la vida y la reconciliación; a descubrir las semillas de contemplación que todas llevamos dentro.

Los inviernos en Rusia son extremadamente duros y allí la primavera es esperada como la libertad, figura de la Resurrección de Jesucristo. Así lo relata poéticamente, Boris Pasternak, en su magnífica novela, Doctor Zhivago (cuyo nombre,en ruso, tiene la misma raíz que “vida”), en un poema sobre la Semana Santa que pone en el alma del protagonista

Y cuando llegue la medianoche

todas las criaturas y toda la carne quedarán silenciosas

al escuchar el rumor de la Primavera

de que, cuando mejore el tiempo,

la misma Muerte será vencida

por el poder de la Resurrección.

 

HORARIOS OFICIOS SEMANA SANTA

Jueves Santo (13de Abril): Cena del Señor a las 18,15 h

Viernes Santo (14de Abril): Adoración de la Cruz a las 17,00h

Sábado Santo (15 de Abril): Vigilia Pascual a las 22,00h

Domingo de Resurrección (16 de Abril): Eucaristía a las 11,00h

 

ceniza de luz

 

En este día de Miércoles de Ceniza, los cistercienses medievales, bendecían las cenizas mirando al Norte, lugar de las tinieblas, donde nunca da el sol. Aunque parezca un poco tétrico, tiene su simbología profunda, pues se inaugura litúrgicamente, el tiempo de Cuaresma, durante el cual, los cristianos iremos girando nuestra mirada interior hacia el Este, por donde nos visitará  el Sol que nace de lo alto (Benedictus), Cristo Nuestro Señor. Así también, el Císter construye sus iglesias con orientación hacia el Naciente, para alabar al Señor desde la salida del sol hasta su ocaso (Salmo 112,3).

A veces el sol permanece oculto y el evangelio de hoy nos habla del Padre que habita en lo secreto, en lo invisible del corazón, en las raíces del cielo,…,  de Él recibimos su Luz.

Juan Clímaco (s  VII) -considerado el padre del hesicasmo-, nos habla así de un silencio de luz

El silencio, como conocimiento, es la madre de la oración, la libertad de la cautividad, la preservación del fuego, el control de los pensamientos, el espía de los enemigos…, el compañero de la hesiquía, el adversario del deseo de enseñar, el auxiliar del conocimiento, el artesano de la contemplación,  un progreso invisible y una ascensión secreta,…, el amigo del Silencio se acerca a Dios y, entreteniéndose con él en secreto, recibe su luz.

La Cuaresma no es un tiempo de oscurantismo, si no de recibir la luz. Que a los cristianos, no nos pase como cuenta el diplomático e intelectual  portugués, Jose María Eça de Queirós, que le ocurre a los poetas

En los rincones tradicionales de la poesía, entre la hierba, junto a las fuentes, bajo las sombras, ya no se encuentra un solo poeta. Están todos atrincherados en el fondo del alma.

Abre el regalo que es hoy, da un paseo por la Naturaleza, y estrena mes de Marzo –hacia una incipiente primavera-, estrena el tiempo litúrgico de Cuaresma y “estrena un corazón nuevo y un espíritu nuevo” –versículo de Vigilias del Miércoles de Ceniza-.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies