¿qué hago?cultivar la vida

Jorge hesicasta

 

Por su aspecto de barbas largas y ojos profundos, podía ser un monje del Monte Athos (Grecia), pero no solo por eso, sino sobre todo por su búsqueda de Dios y por su amor al Silencio. Se trata de Jorge Costas Solla, un joven de Nigrán (Pontevedra), que ha estado en nuestra hospedería.

Jorge cultiva la tierra y hace pan, o mejor cultiva la vida como él dice, cuando le preguntan que a qué se dedica, pues

 la tierra me cultiva a mí y aprendo mucho  de la armonía de la Naturaleza, que es un reflejo de las dinámicas de mi interior.

 Además practica el silencio y la oración- según el más genuino abandono de Charles de Foucauld-,  y pertenece al grupo de Amigos del Desierto que anima Pablo d´Ors. Todo lo que Jorge recibe por las mañanas, meditando mientras ordeña sus cabras o trabajando su corazón cuando hace silencio, por las tardes lo da a los demás, ayudando en una residencia de ancianos, guiando un grupo de meditación o repartiendo los productos de su huerta.

Se vive receptivo, abierto, aceptando, perdonando -a sí mismo y a los demás-, bendiciendo. “Todo se me da”, exclama ahora, después de una larga travesía – desde su adolescencia hasta hoy-, en el comunismo y el anarquismo, y más tarde en la tradición hindú, para llegar al puerto de la persona de Jesús y volver a la Iglesia.

Jorge lleva una existencia sencilla y su mirada contemplativa le ha conducido a utilizar un método de agricultura desarrollado por el sabio japonés Fukuoka, que consiste en adaptar los cultivos a los ritmos naturales de la Tierra, sin forzarla, intercambiando vida entre el agricultor y las plantas y teniendo tiempo para pintar o escribir poesía.

Para Jorge  el hesicasta – se dice de quien practica y transmite el sosiego, la paz-, la contemplación es como “estar en casa” y utiliza lo mínimo las nuevas tecnologías, ¡eso que estudió un ciclo superior de informática!

A través de los ordenadores no hay presencia en las relaciones humanas.  Y lo mismo pasa con Dios: Dios es relación y si esa relación no existe, tampoco existe Dios.

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies