User comments

 

“Prados, ríos, arboredas”,…..Así canta la poetisa gallega Rosalía de Castro, en su poema Adiós ríos, adiós fontes, rememorando la Naturaleza celta de su aldea. Y de arboledas se trata,  en esta semana que hemos comenzado una limpieza de la carballeira (robledal) del monasterio. Algunos eucaliptos habían crecido demasiado y peligraban el cementerio y la fábrica nueva de jabones. Todo un arte, el de derribar árboles, cuidando no dañar las especies nobles vecinas. Cada vez que cae uno de estos “gigantes” de la Naturaleza a alguna hermana se le encojen las entrañas, mientras que a otra el sonido de la motosierra y el trabajo entre la madera le resulta muy familiar.

Evoquemos a San Bernardo

El árbol de la vida únicamente está en el paraíso, y no es posible hallarlo fuera. Allí hunde sus raíces; allí está su lugar; allí extiende sus ramas y da fruto.

No hay nada que temer, el árbol de la vida sigue en pie, como nuestra ancestral carballeira, salpicada de castaños, acebos, alisos, tejos,….., y las primeras setas ¡¡¡.