Lourdes CIA

 

Los días 7 de Abril y hoy día 11 hemos tenido encuentros con  dos grupos de  jóvenes de la Compañía de María de Vigo.  Su presencia ha sido una primavera  en Armenteira. Hemos compartido con ellos,  algo de nuestra vida y hablado de cómo la Pascua  nos   despierta la Vida en: la alegría, la paz, la confianza y el amor  manifestados a  nuestros sentidos, tanto corporales como espirituales. Hablando de ellos ha sido San Bernardo nuestro guía en su Sermón 10

Un alma que desconoce la verdad no podemos decir que vive, sino que está muerta; y carece también de sensibilidad, si no posee el amor. La vida del alma es, pues, la verdad; y su sensibilidad el amor.

 Los sentidos se alimentan de Dios y de su amor manifestándose a través de nuestra vida, llevándonos a la sabiduría (sabor de). Todo se da en un momento, como cuando San Benito contempla el mundo entero en un rayo de luz.  Tuvimos una dinámica de escucha, pues como dice el salmo: “El Señor anuncia la Paz a su pueblo y a sus amigos”. En cada uno de nuestros sentidos hay un amor a descubrir y vivir.

También trabajamos sobre esta bella historia

Un campesino, cansado de la rutina del campo y de tanto trabajo duro, decidió vender su finca.
Como sabía que su vecino era un destacado poeta, decidió pedirle como favor que le hiciera el aviso de venta. El poeta accedió gustosamente.

El aviso decía: «Vendo un pedacito de cielo, adornado con bellas flores y verdes árboles, hermosos prados y un cristalino río con el agua más pura que jamás hayan visto».

El poeta tuvo que marcharse por un tiempo, pero a su regreso decidió visitar a sus nuevos vecinos, pensando que aquel hombre del aviso se había mudado.

Su sorpresa fue mayor al ver al campesino trabajando en sus faenas. El poeta preguntó: ¡Amigo! ¿No se iba de la finca? El campesino, con una sonrisa le respondió: -No, mi querido vecino, después de leer el aviso que Ud. me hizo, comprendí que tenía el lugar más maravilloso de la tierra y que no existe otro mejor.

Moraleja:
No esperes a que venga un poeta para hacerte un aviso que diga lo maravillosa que es tu vida, tu hogar, tu familia y lo que con tanto trabajo hoy posees. Dale gracias a Dios porque tienes vida, salud y esperanza de poder seguir luchando para alcanzar tus metas.

Que el Señor bendiga ese pedacito de cielo que es tu vida.
Nacimos para ser Felices, no para ser Perfectos… El amanecer es la parte más bonita del día porque es cuando Dios te dice: «¡Levántate! Te regalo otra oportunidad de vivir y comenzar nuevamente de mi mano».

Los días buenos te dan FELICIDAD, los días malos te dan EXPERIENCIA, los intentos te mantienen FUERTE, las pruebas te mantienen HUMANO, las caídas te mantienen HUMILDE, pero sólo DIOS te mantiene de pie.

 

!!Ahora nos toca a nosotros sacar nuestra moraleja como lo hicieron estos jóvenes despiertos¡¡.