hildegarda de bingen y el verde refrescante

 

 

En el último dibujo que realizó Hildegarda de Bingen aparecen las figuras de la Sabiduría y la Caridad. Hace pocos días, el nueve del noveno mes de este año 2019 (juguemos con las cifras: 9-9- 2019), se celebró el noveno centenario de la Carta de Caridad, documento fontanal de la Orden del Císter. La conmemoración tuvo lugar en el Real Monasterio de las Huelgas (Burgos) y nuestra comunidad contribuyó al evento con un “cordial” jabón de glicerina.

Pero volvamos a Hildegarda, cuya memoria recuerda hoy la Iglesia litúrgicamente. Ella también jugaba con las cifras y descifraba  el mensaje que Dios nos envía a través de la Creación, de la Sagrada Escritura, de los sonidos y las imágenes.

Tres monasterios fueron importantes en su vida. El primero el cenobio benedictino  de Disibodenberg, de raíces celtas, pues fue fundado en el s VII por monjes irlandeses, donde ella entró de niña; el segundo, el que ella misma fundó a orillas del Rhin, Ruperstberg, algo atípico en la época, que una monja fundase su propia comunidad femenina  ; y el tercero, el monasterio de Eibingen, también fundado por ella y que visitaba dos veces a la semana cruzando el Rhin en barca.

Podemos citar también tres personas nucleares en su biografía. En primer lugar, Jutta, su maestra en Disibodenberg, que aunque pasa desapercibida, instruyó a la niña Hildegarda en el carisma benedictino y supo ver y potenciar en ella todas sus cualidades  intelectuales, artísticas y espirituales. La discípula con el tiempo se convierte en maestra e Hilegarda volcará toda su experiencia y afecto en  Richardis. La muerte prematura de esta su discípula predilecta, llevará a Hildegarda a pasar por un duelo sanador. Lo mismo que la pérdida de su primer secretario, Volmar, y tercera persona importante en su vida. Habían compartido cuarenta años de trabajo en común y confidencias. También tuvo que elaborar la pérdida de este monje y amigo.

Para terminar, aunque sus escritos fueron muy abundantes y variados, son tres los libros visionarios, basados estos tres en la estructura “visión-audición”, según la cual, la profetisa del Rhin, tenía una visión – que plasmaba en una imagen-, acompañada de una voz divina. Después,  va desgranando esa audición y enriqueciéndola con la Palabra de Dios y sus  propias reflexiones teológicas.. El primero de los libros se titula “Scivias”, y lo escribió en Disibodenberg y los otros dos – “El libro de los méritos de la vida” y “El libro de las obras divinas”-, los redactó en el monasterio fundado por ella y contribuyeron al florecimiento vital y litúrgico de la nueva comunidad de monjas.

En la actualidad, la fe y el dinamismo de Hildegarda, siguen vivos en cada una de nosotras y  nos  acompaña todos los días, entre potingues, con su amor a la Naturaleza y su deseo de  sanación, haciendo un refrescante jabón verde con forma de corazón…

 

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies