¡Feliz Navidad!

Navidad 2014

Y un pequeño relato para la oración, en este día tan señalado, que nos regala el Hermano Roger de Taizé:

El día de Navidad fuimos a visitar una aldea de leprosos. Una mujer llamada Adjebush nos contó su vida. Cuando se le declaró la lepra, su marido la abandonó. Sus cuatro hijos fueron a la guerra; uno de ellos murió y de los otros no volvió a tener noticias. Su hija pequeña dormía a su lado. ¡Deseaba tanto que su pequeña recibiera el don de la fe! Adjebush no podía ni ir a pedir limosna porque tenía las dos piernas amputadas.

De pronto, inesperadamente nos dijo: <<Suelo llorar en mi corazón, pero a veces también lloro externamente. Yo sé que Cristo está aquí, presente, a mi lado>> y se puso a rezar alabando a Dios con los brazos levantados según la costumbre de los coptos ortodoxos.

Nos preguntábamos ¿de dónde saca esta mujer la confianza? Más tarde pudimos constatar que era una mujer de oración. Había desarrollado en ella una profunda vida interior y una profunda comunión con Cristo. Adjebush comprendía que su sufrimiento no venía de Dios. Sabía que Dios no era el autor de sus desgracias y sus penas.

Como si siguiera en oración, comentaba nuestra visita y sus palabras nos resultaron un canto. Decía a Dios: <<Es Navidad y han venido a verme. Es el día de Navidad y no se han quedado en su casa, han venido a la mía>>.

Y añadimos las palabras del Papa Francisco para esta Navidad: <<Nos hará bien guardar un poco de silencio para escuchar a Dios que nos habla con ternura”

¡Feliz Navidad!

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies