cuaresma: un desierto con oasis y tormentas de arena

 

Simbólicamente, a los monjes y monjas se nos denomina moradores del desierto, por vivir  en silencio y soledad, y en total despojo y desnudez interior, para buscar a Dios. Pero parafraseando a Merton, “el Espíritu vuela sobre el desierto para darle fertilidad”, y el yermo, lejos de ser un lugar de horror y vasta soledad (Dt 32, 10), se transforma en un vergel, donde sus habitantes nos convertimos en auténticos cultivadores del desierto (eremicultores).

Por supuesto que la realidad de “desierto” también existe fuera de los monasterios y el tiempo de Cuaresma, que mañana comenzamos, es el “desierto” que la iglesia nos brinda para cultivar nuestra interioridad, que no quiere decir encerrarnos en nuestro interior, sino todo lo contrario: “vestir al que está desnudo, romper los cepos, partir el pan con el hambriento, hospedar al sin techo y no te cierres a ti mismo” (Is 58, 1-9).

Las obras de misericordia que anteriormente enumera el profeta Isaías como el verdadero ayuno –una de las prácticas cuaresmales por excelencia junto con la limosna y la oración-, son interpretadas por el abad cisterciense Elredo de Rieval (s XII) de un modo muy concreto y actual, cuando se dirige a los miembros de su comunidad

Si le ofreces al hermano palabras de edificación y ejemplos buenos de vida, has alargado pan al hambriento y si en tu afecto le tiendes unos brazos compasivos, entonces has abierto la puerta de tu casa al necesitado. Acércate al hermano, atiéndelo, consuélalo rodeándole de afecto: has vestido al desnudo.

Comencemos pues, a vivir desde el Miércoles de Ceniza, los cuarenta días que tenemos por delante hacia la celebración de la Pascua, caminando por el desierto, y ¿quién sabe?, quizás encontremos una tormenta de arena o un refrescante oasis o… ¡un espejismo!

Según el amigo Elredo, saldrá a nuestro paso, cada día, el gozo y el regocijo del alma

Festividad (la Cuaresma) realmente admirable (…) donde se renueva a diario el gozo, no con sonido de palabras, sino con regocijo del alma, no con viandas materiales, sino con delicias espirituales.

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies