Cuando el ambiente orante está creado

Antonio1

Antonio García Rubio, sacerdote, escritor y actualmente párroco de la parroquia del Pilar en Madrid, es un huésped habitual y antiguo del Monasterio de Armenteira. Aquí, en la hospedería, realiza dos estancias a lo largo del año: una, en Pascua, que le sirve fundamentalmente como tiempo de descanso, de silencio y de oración; en septiembre realiza su segundo momento de retiro en el año y aprovecha para realizar trabajos espirituales que no puede llevar a cabo en Madrid por falta de tiempo. Aquí, en Armenteira es donde ha escrito buena parte de sus libros. Entre otros, “Aún queda un lugar en el mundo“, muestra una cara personal y agradecida de lo que este Monasterio supone para él.

Le nutre, dice, acercarse a este “lugar de oración y contemplación, en unión con una comunidad orante”. Es importante saber que cuando llegas “el ambiente (de oración) está creado pues eso te ayuda a crear tu propio ambiente interno”. “Es también un lugar para el equilibro psico-espiritual. El estilo familiar y espontáneo de la comunidad facilita la integración del huésped que percibe el Monasterio como un un espacio de humanización.”

Antonio2

Y terminamos la agradable charla con una compartida admiración hacia lo que estos parajes pueden también contribuir al descanso y al sosiego. Antonio hace todos los días la Ruta de los Molinos entre saltos de agua, robledales y antiguos molinos de piedra. Y aunque no lo dijo en la entrevista, sabemos que es un apasionado de la playa. La Lanzada es otro “lugar en el mundo” para la contemplación.

Gracias Antonio y feliz regreso a Madrid.

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies