En blanco y negro

Evarista2

En la eucaristía de esta mañana hemos vibrado de un modo muy vital, al unirnos al dolor de nuestros 400 hermanos africanos que han muerto al querer alcanzar Italia, al querer alcanzar  la dignidad como personas y, buscando la vida, la han perdido. El blanco del tiempo pascual se ha teñido de negro.

Javier Melloni, en su libro El Cristo interior dice

El mundo está atravesado por dos polos: por un lado, padecemos interrupciones, opacidades, absurdos, dolor y muerte,y, por otro  se nos dan experiencias de luz, sentido, gozo y acabamiento(…) Cristo está aquí, permaneciendo en todo ello hasta el acabamiento de este desarrollo, sosteniéndolo todo desde el interior y atrayéndolo desde el final en colaboración con la dynamis del Espíritu

No tenemos preguntas ni respuestas ante un drama semejante, pero sí somos testigos de que Cristo ha muerto ahogado  en el mar y de que  resucitará ¿cómo?. Concédete un espacio de silencio orante…, deja que surjan en tu interior rostros de color, rostros de dolor y abrázalos amorosamente. Tú los sostienes, Cristo los sostiene a través de ti. Y ahora abraza amorosamente la realidad que tienes ante ti, como nos cuenta el pensador norteamericano Ken Wilber:

las montañas están surgiendo en tu conciencia: están surgiendo en ti, y tú estás amorosamente sosteniendo las montañas en tu consciencia, sosteniendo el mundo que surge en tu abrazo como el querido y radiante amado

El mundo, las montañas, las lágrimas ante la muerte… todo puede ser acogido en nuestro interior. Así lo vive nuestro capellán, el padre Julio Wais del monasterio de Sobrado de los monjes, que fue misionero durante veintitres años en Camerún y que lleva al pueblo africano en su corazón. Y nuestra hermana Evarista, del monasterio cisterciense de Huambo, en Angola, que acaba de llegar a Armenteria para pasar un tiempo entre nosotras y que le encantan las flores.

La salmodia de la primavera

narcisos

En el comentario al Salmo 130, San Agustín de Hipona dice:

No hay que considerar los salmos como la voz aislada de un hombre que canta, sino como la voz de todos aquellos que están en el Cuerpo de Cristo. Y como en el Cuerpo de Cristo están todos, habla como un solo hombre, pues él es a la vez uno y muchos. Son muchos considerados aisladamente; son uno en aquel que es uno.

Podemos escuchar la salmodia de la primavera en el olor de las flores, en las caricias del viento, en los tímidos brotes de los frutales, como una sola voz y también en esta poesía-regalo:

Cree en Él…

Cuando hace que la luz rompa las tinieblas,

en cada amanecer, para que brille tu mirada.

Cuando roza tu cara con el soplo de tu aliento,

o te abraza con el cariño de otros.

Cuando salta de alegría al oír tu risa

entre las tareas cotidianas.

Cuando pone ante tus pies caminos anchos,

para que no te caigas a los lados.

Cuando te rompes y te rehaces de nuevo,

y Él te grita: ¡Amada mía, ven¡

Podemos afinar el oído del corazón para escuchar la Voz que nos abre a ser … uno en Aquel que es Uno, como nos recordaba San Agustín.

Solo soy la voz de mi pueblo

 

La voz

El obispo de Centroáfrica, Juan José Aguirre, ha escrito un libro: “Solo soy la voz de mi pueblo“. Y dice:

Mirando mi pasado solo puedo decir con el poeta: <<Confieso que he vivido>>. Han sido muchas experiencias que se acumulan en mi memoria desde aquel 1980 que llegué a África por primera vez. Si dejo rienda suelta al disco duro de mi cerebro, me descarga las más bellas. Pero yo sé que las otras, las que escuecen, las que apestan a humanidad corrompida, a sangre derramada, a la miseria de los que no son nadie, también están ahí, formando parte del puzle de mi vida. Señor, tú me has acompañado siempre, como telón de fondo de mi vida, de esa vida que he vivido con profundidad, gastada por los demás, feliz de haberla dado…Solo te repito lo de siempre: << Aunque camine por valles oscuros, no temo, porque tú vas conmigo; la certeza de tu presencia me consuela>>.

Una de nuestras hermanas en el Monasterio le recuerda…

Antes de entrar en Armenteira yo “solo” había conocido a dos obispos. Al primero lo conocí en Taizé y llevaba un chándal verde, de esos brillantes. Quise hablar con él y me dijo: “es bueno que en las empresas haya cristianos comprometidos”. Así que, con el beneplácito del obispo de Connecticut, entré a trabajar en una empresa americana en la que, paradojas de la vida, estaba terminantemente prohibido llevar ropa de chándal!!.

Al segundo lo conocí antes que al primero, en la terraza de casa de unos amigos. Todos nos pusimos alrededor suyo con nuestras orejas desplegadas como bafles de alta fidelidad. No es común tener a un obispo de Centroáfrica sentado a tu lado. Llevaba una camiseta colorada y una barba morena. Han pasado al menos 15 años desde entonces y aún recuerdo sus palabras. “Las personas somos como trenes. En África es normal que varios vagones del tren estén en llamas pero el tren tiene que seguir adelante. Nadie se para a lamentarse, no se lo pueden permitir”. Recuerdo vivamente como contaba las mayores catástrofes con una enorme tranquilidad, humor, responsabilidad y ojillos verdes.

Él es la voz de su pueblo…gracias Monseñor Aguirre por seguir sonando así. Tan auténticamente humano.  Con “la certeza de su presencia”…oramos para que todos esos trenes no dejen nunca de avanzar. El rostro claro de Santiaguito parece querer decirnos que eso…es posible.

Manta blanca…cogulla blanca

 

Top manta

Hoy la Iglesia Católica se viste de blanco en la liturgia para celebrar la Cátedra de San Pedro. Qué mejor día también para vestirnos de blanco en comunión con todas las personas que a las 12:00 se reunieron en la calle Preciados de Madrid para manifestarse en contra de la reforma del Código Penal que  criminalizaría a los manteros y a las personas que ejercen la mendicidad.

Manta vieja, usada, manta sagrada. Durante la Eucaristía de esta mañana, nadie pisó la manta que pusimos ante la mesa del altar (un top manta monástico). Era prolongación de la mesa. Lo mismo que el corporal extendido sobre el altar – ese pañito delicado sobre el que colocar el pan y el vino – era prolongación de la manta vieja. No había ruptura. La eucaristía, los pobres, nosotras con nuestras blancas cogullas.

Como los convocantes de la manifestación, nosotras, con esta manta blanca “queremos expresar que es inaceptable esta persecución a quien se ha colocado en una situación difícil en nombre de nuestra seguridad y de nuestro bienestar”.

El Papa Francisco dijo:

Es un deber cristiano tratar al hermano que llega con atención, atraerlos de la mano, sin cálculos, sin miedo, con ternura y comprensión, como Jesús se inclina para lavar los pies de los apóstoles.

Y dirigiéndose a los refugiados les mostró una cara amable, sonriente, sin miedo:

Gracias por la fuerza de vuestro testimonio sufriente. Cada uno de vosotros, queridos amigos, trae consigo una historia de vida que nos habla de los dramas de guerras, conflictos, a menudo vinculados a la política internacional .

Y ahora…nos mira a nosotras, mirándose a sí mismo y se pregunta:

¿Me inclino sobre quien está en problemas, o tengo miedo de ensuciarme las manos? ¿Estoy encerrado en mí mismo, en mis cosas, o me percato de los que necesitan ayuda? ¿Me sirvo solo a mí mismo, o sé servir a los demás como Cristo, que vino a servir hasta dar su vida? ¿Miro a los ojos de los que buscan la justicia, o dirijo la mirada hacia el otro lado? ¿Acaso para no mirar a los ojos?

Y termina Manuel Rivas: “Un político británico carcamal asoció las tormentas e inundaciones con la inmigración. En España, hay goteras en la catedral de Santiago. Pero no creo que la culpa sea de los inmigrantes. El apóstol llegó en un cayuco de piedra”.

Rotos y descosidos

Nos ha llegado un mensaje fuerte y contundente, como el que solo puede vocear un profeta que “clama en el desierto”; Juan José Aguirre es obispo en Bangassou, Centroáfrica. Una de las hermanas de Armenteira tuvo oportunidad de conocerle hace unos años en una visita a España. Desde entonces, la situación de este país se ha ido recrudeciendo y la atmósfera de violencia y sinsentido ha llegado al punto de ser irrespirable. Sin embargo, sus palabras, de las que extractamos una parte, siguen manifestando el bien, al tiempo que denuncian el mal. Su inmensa labor está siendo apoyada a través de la Fundación Bangassou.

Bangassou

“Es sabido que Centroáfrica es hoy un país a la deriva, con toda su población atrapada como en un campo de concentración, rehén de un gobierno Seleka también a la deriva. La Seleka se desquebraja a cámara lenta ya que de sus 5 grandes ramas militares que componían la primera coalición que invadió Centroáfrica a final de 2012 hasta hoy, ya solo queda una, la que está en el poder y las otras (unos 15.000 rebeldes) pululan entre clandestinas y salteadores de caminos a la búsqueda desenfrenada de una presa a la que saquear.

La gente está cansada de tanto trapicheo a gran escala, de abusos sin límites, de tener que aguantar la molestísima presencia de unos soldados extranjeros (chadianos y sudaneses en su gran parte y también de la etnia Mbororo, los que vagan por media África con sus vacas, peripatéticos, en búsqueda, no de sabiduría, sino de pastos buenos para sus ganados, y que ahora, tal vez a causa de la lengua árabe común, se han hecho Seleka por probar experiencias nuevas y pisotear al prójimo).

bangassou3

Todas las escuelas católicas quisimos dar aires de normalización de la vida social del país, aún aguantando los desmanes de los Seleka, cuando les pedimos recomenzar las clases en los colegios, y con ello, dar  esperanza a esta gente sencilla con la que vivimos y que está tremendamente atemorizada. Con los colegios también se abrieron las consultas en el Buen Samaritano y la pediatría, tímidamente se puso en marcha el hospital general, etc. A los pocos funcionarios presentes en Bangassou no se les ha visto todavía el pelo, porque siguen, falsos camaleones, disimulados entre el pueblo llano. Sus despachos están impúdicamente “patas arriba” sin puertas ni ventanas  y han sido desbalijados de sus bienes. Sólo los del catastro han logrado salvar algún archivo. Se esconden simplemente, para no darse de narices con grupos de Selekas. El gobierno central, incapaz de poder freno a la indisciplina de sus tropas, vio cómo éstas, hace pocas semanas, escarnecieron dos barrios de la capital Bangui, robando a voluntad y matando gente con la excusa de que estaban buscando armas. La respuesta de cientos de personas, además de golpear cacerolas y cortar la entrada al barrio, fue la de invadir la pista central del aeropuerto de Bangui, impedir la salida de aviones y, sobretodo, la llegada del vuelo de Air France de los jueves por la mañana. Francia, la antigua colonia, y los países de la Unión Europea estuvo obligada a fijarse por una vez en las desdichas que Centroáfrica está viviendo, molida a palos por los Seleka, ante la indiferencia de la comunidad internacional.

bangassou5

Vivimos, sobretodo en la capital y en la zona norte del país, como si todos estuviéramos metidos en el lodo hasta el cuello, rondando ya la barbilla y los labios, y lo que la ONU y la Unión Africana quiere, es que nadie hable del tema. O que nadie haga olas para que no nos llegue a la boca, el país no se atragante y no vomite bilis contaminando a todos los países limítrofes de Centroáfrica. Por eso, finalmente, es un éxito que el próximo 25 de septiembre, una delegación centroafricana sea recibida en la ONU para escuchar súplicas y llantos y para proponer soluciones, entre ellas que militares profesionales vengan rápidamente a Centroáfrica, controlen férreamente a los Seleka y se organicen nuevas elecciones.

bangassou6

Ahora esperamos resultados. Entre tanto siguen llegando ONGs nuevas, con nombres variopintos, con fondos de no sé donde, pero con mucho dinero, que gastan, calculo más o menos, el 70% de lo que reciben en salarios, logística, viajes, primas de riesgo y  primas de fin de semana. Algunas de ellas son de signo católico, dependiente de conferencias episcopales católicas y me avergüenza, otras dependen de 0’7%  que algunos países quieren dar para ayuda al desarrollo, otras a Fondos de naciones Unidas. Las de corte médico ponen celo y trabajo organizado. Les decimos abiertamente ante sus  “executif managers” de que la gente sencilla con quién han venido a trabajar y supuestamente a defender no tenga contactos con ellos (sus organismos les imponen un perímetro de seguridad muy estricto en sus desplazamientos una vez que la avioneta los ha dejado en el lugar de trabajo destinado a esa ONGs), lugar muchas veces compartido con otras 4 o 5, que a veces se amontonan, queriendo hacer las mismas cosas, los mismos análisis de la realidad e identificaciones de los problemas… mientras que la pobre gente de los poblados un poco alejados  no recibe ni las migajas, y a los más cercanos sólo les tocan algunas medicinas, lonas para los techos quemados, semillas para la siembra del próximo mes de marzo 2014 ( semillas que entre el hambre propia y la de los ratones desaparecerá para esa fecha) y consejos, eso sí, muchos consejos.

bangassou2

Muchos de éstos jóvenes de ONGs, la mayoría apenas llegados por primera vez a África y que estarán, como media entre 6 meses y un año, duermen en nuestras misiones, por razones de seguridad. Allí ven que, con la poca ayuda que la misión católica ha recibido, la casa de enfermos terminales de Sida está hasta los topes, las consultas nos desbordan, las madres que vienen a recibir leche en polvo de la marca Hero para sus niños desnutridos, la reciben dos veces por semana con el único compromiso de traer un biberón y aprender a esterilizarlo en casa. Hemos comprado pajas de bambú para rehacer los techos quemados de la gente más pobre, protegemos y alimentamos cada día al último eslabón de la cadena, los enfermos mentales acusados de brujería y nuestras escuelas han funcionado hasta los exámenes finales. Podríamos hacer más y mejor si los Seleka no nos hubieran robado 30 coches. Ahora sólo las ONGs tienen coche para su trabajo. Pero nuestra primera ocupación sigue siendo sentarnos junto a la gente e insuflarles la esperanza de que esta tempestad terminará algún día no muy lejano y que la fe es nuestro mejor tesoro.”

Cuando se leen palabras así, se produce un golpe en nuestra conciencia. Los rotos y descosidos que generan nuestras referencias auto-centradas. Es urgente despertar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies