Bodegón…ecológico

 


temporas

En la Iglesia Católica se celebran hoy las Témporas de acción de gracias y petición, que tienen su origen en la muestra de agradecimiento del pueblo por las cosechas recogidas a principios del otoño. Nosotras hemos querido presentar en el altar algunos frutos recogidos en el huerto: calabaza de cacahuete, pimientos morrones, pimientos italianos, tomates, judías, apio…y flores.

Optar por un huerto ecológico requiere observación e investigación. Este año, además del caldo derivado de la maceración de la ortiga y la cebolla (purín de ortiga y purín de cebolla), ambos pesticidas y fertilizantes naturales, hemos puesto a prueba la resistencia del pulgón en la judía, rociando la planta con aceite de neem. Este fue un consejo que amablemente nos proporcionó un monje de Poblet, quien además nos recomendó el bacilus turigiensis para combatir el gusano de los repollos. Nuestro repollos, los pobres que no fueron rociados con el bacilus, han sido pasto de los gusanitos…unos gusanitos grises que solo salen por las noches. Sí…a eso se le llama actuar con nocturnidad y alevosía. En efecto, no hemos tenido buenos repollos este año (para regocijo de algunas hermanas) pero los tomates, los pimientos, las lechugas, los calabacines…y las calabazas han sido el orgullo de las hortelanas y la satisfacción de los muchos huéspedes que vienen de ciudades donde un tomate es igual a otro tomate y a otro…y a otro!

 

Os Canteiros…e o misterio da pedra

canteiros1

Los canteiros se afanan levantando el muro que sostendrá el jardín medicinal que bordeará el taller o fábrica (según los ánimos sustantivamos nuestro proyecto así o asá) de jabones:”la jabonería”. El oficio de cantero ha estado muy vinculado al arte cisterciense, evidentemente no solo al arte cisterciense pero aquí el carisma intima directamente con la piedra, en su dimensión más simbólica.

canteiros2

Pero ¿qué es la piedra? Eso que está ahí; que se encuentra una y otra vez; que permanece igual siempre; que sale a nuestro paso. En su tamaño, en su dureza, en su forma y en su color, el ser humano descubre una realidad y una fuerza que pertenecen a otro mundo, distinto del mundo de sus afanes diarios. En su opacidad, la piedra es transparencia de otro mundo, de otra realidad.

canteiros3

Los canteros oriundos de la escuela de Claraval viven el misterio de la piedra que trabajan. Dice el medieval Ernaldo:“La casa de Dios se edificaba sobre piedra…los hermanos se entregaban a todos los trabajos. Unos cortaban madera; otros encuadraban las piedras (lapides conquadrabant); otros levantaban muros”. También la mística benedictina Hildegarda von Bingen, describe las propiedades de la piedra: humedad, palpabilidad, fuerza ígnea. Por la humedad es indisoluble; por la palpabilidad, tocable; por la fuerza ígnea en su misma entraña, se afirma en su dureza.

canteiros4

La piedra cisterciense es recta, cuadrada, desnuda: un programa de conversión. Hay que romper esa piedra que contiene sellada a la auténtica piedra que es Cristo. Pero es necesario, una vez rota la piedra, mejor, horadada, penetrar en la petra forata que ofrece sus oquedades; las dos de las manos y la del costado.  En ese sentido, le dice Bernardo de Claraval al Abad Elredo de Rieval: “la miel sale de la roca. Los peñascos destilan aceite…y prefiero todo lo que extraes de la roca y todo lo que sientes cobijado a la sombra de los árboles, porque no lo has aprendido frecuentando las aulas”.

Toda esta simbología que sabe a tradición nutritiva nos lo cuenta Juan Mª de la Torre, monje capellán de nuestro Monasterio en su Introducción a las Obras completas de San Bernardo. B.A.C.

Vivimos rodeadas de piedras, en un misterio cuadrado…por algo Armenteira fue fundada por monjes de Claraval. Pero no todos vemos las cosas igual; un niño que vino de Madrid con sus padres nos preguntó ¿y no preferiríais vivir en una casa de ladrillo? Ups…pues no lo habíamos pensado pero la cuadrangulatura simbólica de la piedra cisterciense: simplicidad, humildad, desnudez y caridad…habría que recuperarlas, en caso de mudarnos de domicilio!

 

El sonido armonioso de las preguntas

cole1

Un poquito antes de la hora de Sexta de ayer, nos visitó un grupo de estudiantes de Primero de Bachiller del Colegio de los Jesuitas de Vigo. Venían de hacer la Ruta de los Molinos (cuesta arriba) y Armenteira era parada obligada antes de continuar su camino hacia Dorrón, donde iniciarían un retiro de tres días para preparar el curso y las próximas confirmaciones. Recalar en Armenteira tenía también como objetivo escuchar el testimonio de una hermana que quisiera contar “su historia”. Los porqués, los cómos, los cuándos…de alguien que ha asumido un estilo de vida un poco ¿diferente? La hermana Leire, se encontró muy a gusto en medio de tantos interrogantes.

cole6

Como no se trata de teorizar, lo mejor en estos casos es crear el clima adecuado para que las preguntas (que son vibraciones de la curiosidad del alma) puedan fluir libremente. Ninguna de las cuestiones planteadas eran obvias aunque los adjetivos eran lo suficientemente elocuentes como para dar lugar a una explicación en profundidad…pues cuando alguien pregunta ¿y no preferirías tener una vida normal? es una fabulosa oportunidad para aclarar qué es eso que consideramos normal. ¿Nos humaniza nuestra vida, nos sensibiliza, nos ensancha?…esa es la pregunta escondida.

cole5

Poco a poco fuimos entrando en lo real…¿echas de menos a tus amigas, a tu familia? ¿qué voto es el más difícil de cumplir? ¿puedes ver series de televisión? ¿cómo fue la muerte de la hermana Alicia en comunidad?

Todo era rico, vital…también humorístico. Una pregunta vibró en la capilla de Armenteira: ¿cuándo tenías 17 años querías ser monja?…¡no!… la reflexión llegó inmediatamente después…”yo no tenía referentes de monjas de vida contemplativa, de vida monástica…es imposible proyectarte sobre un modo de vida que no conoces pero…sí recuerdo que conectaba con la sencillez, con la naturaleza, con el silencio, con la oración…y todo eso quería ser vivido, plasmado…¡hasta que comprendí que podría experimentarlo más fácilmente en un Monasterio!…en este Monasterio.

Una hora privilegiada de acercamiento mutuo…con 17 años está todo por hacer…pero si a esa edad, si en ese primer escalón de la vida adulta, alguien puede empezar a preguntarse ¿qué dice mi corazón, cómo late aquí…allí? la confianza en uno y una misma irán marcando el itinerario personal. Y nada hay más apasionante que aprender a escuchar el propio corazón y dejarse guiar por él.

Los árboles no mienten

 

tierra sagrada

Hemos visto con desolación una espesa nube de humo negro que se ha suspendido sobre nuestro cielo durante días enteros. El Monte Pindo estaba siendo arrasado por las llamas.

“El ser humano está llamado a ser el ángel de la guarda de la Tierra”, dice Leonardo Boff, “a convivir con las demás especies y a completar la obra de Dios, dejada intencionalmente incompleta. Fuimos creados creadores y co-creadores. Todo el universo está en proceso de génesis, también la vida.”

Destruir un monte es destruir la vida y si la vida muere ¿somos tan ingenuos de pensar que nosotros sobreviviremos?

El jefe piel roja Seattle, en la carta que dirige en 1856 al gobernador del territorio de Washington dice:

Una cosa sabemos. la Tierra no pertenece al hombre. Es el hombre quien pertenece a la Tierra. De eso estamos seguros. Todas las cosas están interligadas, como la sangre que une a una familia; todo está relacionado entre sí. Lo que hiere a la Tierra, hiere también a los hijos y a las hijas de la Tierra. No fue el hombre el que tejió la trama de la vida; él es meramente un hilo de ella. Todo lo que haga a la trama, se lo hará a si mismo.

Los árboles quemados, desnudos de savia sobre esta tierra celta no pueden mentir. La conciencia ecológica no es una moda, es la voz de la Tierra, inconfundible, nuestra.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies