Rimas retrato

 

Por este curso hemos dado por concluidas las clases de canto que desde hace dos años y medio nos imparte el profesor Rimas Zdanavicius. Rimas, es de Lituania, pero lleva muchos años en España y toda una vida dedicada a la música. Actualmente es el director del Coro Apóstol Santiago de Vigo y con su delicada pedagogía musical es capaz de sacar lo mejor de cada persona y, que ésta lo exprese a través de su voz. Los ensayos se convierten en momentos lúdicos para la comunidad, y así, la ejecución del canto en la liturgia va mejorando poco  a poco.

El Oficio Divino o liturgia de las  Horas tiene una dimensión cósmica, que consiste en unirse en la alabanza de la Creación, siguiendo el ritmo natural de la luz del sol. Cristo es el Sol que nace de lo alto y los cristianos, a través de las diversas oraciones, distribuidas a lo largo de una jornada, nos incorporamos al “canto del Universo”. Así de bello lo expresa Joseph Ratzinger, glosando a Mahatma Gandhi

Gandhi señala los tres espacios vitales del cosmos, cada uno de ellos con su propio modo de ser. En el mar viven los peces y callan; los animales de la tierra gritan; pero las aves cuyo espacio vital es el cielo, cantan. Lo propio del mar es el silencio; lo propio de la tierra, el grito; lo propio del cielo, el canto. Pero la persona participa en las tres cosas: lleva en sí la profundidad del mar, la carga de la tierra y la altura del cielo, y por eso le pertenecen las tres propiedades: el callar, el gritar y el cantar (…) La liturgia bien entendida nos devuelve a la profundidad y la altura, al silencio y al canto. La liturgia bien entendida se conoce en que es cósmica, no grupal. Canta con los ángeles. Calla con la profundidad expectante del universo. Y redime así la tierra.

Como dice San Agustín, quien canta ora dos veces, entonces ¿quién danza?…

 

Rmas coro

 

 

¡¡Gracias¡¡, Rimas, hasta el curso que viene y quizás incorporemos la danza a las clases de música .