Bernardo y las vacaciones

 

San Bernardo de Claraval, cuya fiesta celebramos hoy,  no admitía que se actuara por costumbre, madre de la mediocridad. Dice Jean Leclercq, un gran estudioso de su figura: “Bernardo quiere que se esté animado por un dinamismo continuamente renovado, que hace a las personas eternamente jóvenes, ágiles, evolutivas”.

 

Que dos

Y sigue: “La costumbre nos insensibiliza poco a poco a las llamadas estimulantes de Dios, fuente inagotable de juventud”. Es cierto, nuestras muchas inercias y programaciones nos hacen desconectarnos del sentido profundo de la vida. No de la vida como un concepto filosófico sino como “eso” que está sucediendo precisamente ahora. Bernardo nos invita a respirar a pleno pulmón, a vivir con reposo y con holgura.

En el Císter estamos de fiesta. Pero aún hay más, dice él: decídete a vivir una fiesta interior con él (Cristo) ad ferias quas tibi suadeo…tomándote unas vacaciones para la reflexión ad vacandum considerationi.

 

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies