sermones de adviento de san bernardo

jabones navidad

 

 

Luna llena. Estos días la luna llena nos introduce en el tiempo de Adviento, acompañada de las lecturas con tono apocalíptico, que la liturgia refiere como preámbulo a estas cuatro semanas de preparación para el advenimiento del  Señor: habrá signos  en el sol y la luna y las estrellas (Lc 21, 25-28) El mismo evangelio de Lucas durante esta semana sonaba tremendamente actual , al profetizar calamidades en el universo, que más que una profecía es un cumplimiento, por la angustia que se  está viviendo ante los últimos acontecimientos.

Pero este género literario apocalíptico, que vaticina el fin del mundo, no es utilizado en el NT con un objetivo temerario, sino todo lo contrario- aunque hoy en día nos cueste conectar con su modo de expresión-, lo que quiere despertar es la esperanza y la liberación.

Una esperanza y una liberación que no tenemos que buscarla en la realidad exterior, sino en nuestro interior, porque como dice San Bernardo,

El adviento no es una llegada de quien ya está presente; es la aparición de quien permanece oculto

En su IIIº Sermón de Adviento, el abad de Claraval nos insta a mirar hacia el corazón. Sí el Señor viene, pero no desde fuera, hay que descubrirlo cada cual en su interior y a ello nos ayuda el contacto asiduo con las Escrituras, según nos lo relata en el Vº Sermón del mismo tiempo,

Guarda así la Palabra de Dios (…) Métela en las entrañas de tu alma; que la asimilen tus afectos y tus costumbres (…) Si guardas así la Palabra de Dios, ella te guardará a ti sin duda alguna.

Algo muy parecido anotaba en su diario la mística judía Etty Hillesum, refiriéndose a las sabias palabras de su maestro, que para ella eran como palabra de Dios,

…si uno viviese realmente dejando que estas pocas palabras penetraran en su carne y en su sangre, se convertiría en un ser humano diferente.

¡Ah¡ ya están listos nuestros jabones de glicerina para Navidad, recién salidos del horno, ñam, ñam, …

 

la escuela de helfta: Sta Gertrudis y Sta Matilde

 

Gertrudis

 

 

Hace dos días, el 16 de Noviembre, celebrábamos la fiesta de Santa Gertrudis La Magna, y dentro de dos días, el 19, celebraremos la de Santa Matilde de Hackeborn.

Matilde fue la maestra de novicias de Gertrudis, y las dos pertenecían a la comunidad del Monasterio de Helfta, también llamadoEscuela de Helfta”, por la intensa actividad científica y la profunda vida espiritual que allí se llevaba.

La teología de esta “Escuela de Helfta”, es totalmente experiencial, positiva: “Teología de la Gracia”; es una alternativa femenina a la teología masculina de entonces que era puramente discursiva.

Gertrudis fue la gran representante de esta teología, que tenía en cuenta:

  1. El lenguaje metafórico.
  2. La integración de los sentidos.
  3. La experiencia muy concreta de Dios.

 

En Helfta se da también un elemento muy actual: Un proyecto comunitario común, orientado hacia lo esencial, que es la búsqueda de Dios. Como dice Gertrudis

Un Dios Amor-Ternura capaz de transformar nuestras vidas.

Matilde es la artífice callada de este corazón común que moviliza a todos los miembros del cuerpo monástico.

Para la realización de este proyecto, en la vida de cada hermana y en el conjunto de la comunidad, se ponen en juego todos los medios necesarios:

1.Preparación cultural (illuminatio mentis), libros, estudios, copia de las tradiciones

2.Intensa vida espiritual y litúrgica comunitaria (adhaesio cordis).

3.Una vibrante vivencia de la vocación monástica, que llenaba los claustros helftianos con una frescura siempre joven por el amor (actuatio caritatis)

 

Escribe el P. Raymond

Siempre es divertido descubrir lo viejo que es lo nuevo. En nuestro siglo XX todo el mundo religioso fue removido por doctrinas que parecían y sonaban como nuevas: Teresa de Lisieux nos proporcionó la “Infancia espiritual”; Isabel de la Trinidad la “alabanza de gloria…”

Todas estas doctrinas, aparentemente nuevas, se encuentran, no en semilla, fijaos bien, no en tierno brote, sino en una flor completamente abierta, en las cistercienses del siglo XIII, Matilde de Hackeborn y Gertrudis la Grande, y son flores típicamente benedictinas, pues brotan de la vida litúrgica y están profundamente arraigadas en el Oficio Divino y la Eucaristía.

Y  las monjas de Helfta  también crecieron porque seguro que cortaban el césped con  pasión !!

de donde sacar cosas nuevas y viejas (RB 64): elección de priora

Ana elección blog

 

 

¡Estamos de enhorabuena!, pues ayer hemos elegido a la hermana Ana como “nueva” superiora, así que continúa su servicio a la comunidad por seis años más.

En el sencillo rito de su instalación como priora se le hace entrega del sello del monasterio, de las llaves y de la Regla de San Benito, como símbolo de gobierno de la comunidad.

Precisamente la Regla de San Benito en su segundo capítulo sobre cómo debe ser el Abad, dice que

Muestre todo lo que es bueno y santo con hechos más bien que con palabras (…)

y

Combinando tiempos  y circunstancias, rigor y dulzura, muestre ora severidad de maestro, ora bondad de padre

Ardua y fascinante tarea la de exhortar, animar y conducir a las hermanas, escuchando al Espíritu, para ser cada día más humanas y poder vislumbrar “un cielo nuevo y una tierra nueva” (Ap 21,1), como decía la lectura que acompañó a la celebración.

Fue un día gozoso que compartimos con nuestros hermanos de Sobrado de los monjes, en un ambiente muy familiar, y típico de las Rías Baixas con mejillones y “rianxeiras”.

¡Ánimo, Ana!, sabemos que con tu gran sonrisa seguirás despertando y estimulando en nosotras lo mejor de cada cual.

y … después de 25 años de vida monástica ¿qué?

25 Lourdes

 

Hoy estamos de celebración en casa, pues nuestra hermana Lourdes conmemora su 25 aniversario de profesión monástica. Detrás de la bonita estampa de esta festividad y más allá de ella, hay toda una experiencia de Vida, así expresada:

Gracias Señor

 y bendito seas,

porque me alegras

 cada momento,

y me invitas,

 a vivir en tu casa,

que es, la mía,

no tengo otra.

En ella encuentro

acogida, calor,

amor, cobijo.

Gracias porque

 tu Ser es mi ser,

tu casa es mi casa,

tu corazón es mi corazón,

y en él me encuentro,

me acojo y me acepto.

Gracias por mis hermanas,

su amor es tu Amor,

y éste me salva. ¡Gracias!

Una vida de mujer, cristiana y monja en la búsqueda de Dios, siguiendo a Jesús, como nos dice el evangelio de hoy: “Jesús se volvió y les dijo: si alguno se viene conmigo… (Lc 14, 25-33)”

¡¡FELICIDADES, MAJA¡¡

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies